6 de abril de 1941 el día en que destruyeron Belgrado

776

La II Guerra Mundial entraba en su tercer año y la Alemania Nazi ya saboreaba la victoria en Europa. Su afán por expandirse por todo el continente viejo y conquistar a Rusia los llevo a firmar un tratado de cooperación con las autoridades Yugoslavas, lo que provoco grandes protestas en el Reino de Yugoslavia y sobre todo en Belgrado el 27 de Marzo de 1941.

Hitler, enojado por la reacción de los serbios ordena un ataque aéreo contra la capital y luego otras grandes ciudades serbias, sin embargo sabiendo que en los croatas y eslovenos podía tener grandes aliados, no tiro ni una sola bomba dentro de sus territorios.

El ataque ataque a Belgrado empezó con potentes golpes de fuerzas aéreas, operaciones especiales y con penetraciones rápidas de fuerzas blindadas y mecánicas. El principal objetivo del ataque aéreo alemán era: la destrucción de Belgrado, desmoralización del ejército y del pueblo y la destrucción de recursos aéreos de Yugoslavia. La decisión de destruir Belgrado la hizo Hitler personalmente, el 27 de marzo, agobiado por las noticias sobre las protestas en Belgrado en contra de firmar “El pacto tripartito”.

La ejecución del asunto fue encomendada a 4ª flota aérea bajo el mando del general teniente Aleksandar Ler. La operación de destruir Belgrado llevaba el nombre de “Terrible juicio” (Strafgericht). A las 6:30 de la mañana 234 bombarderos y 120 cazadores atacaron. La mayoría de habitantes de la capital yugoslava fueron sorprendidos durante el sueño porque era domingo.

Durante el día de 6 de abril, la ciudad fue bombardeada en cuatro ocasiones, y el bombardeo fue continuado los días 7, 11 y 12 de abril. Sobre Belgrado fueron tiradas 440 toneladas de bombas incendiarias devastadoras. Murieron alrededor de 2500 personas. Cientos de edificios fueron destruidos, entre ellos el edificio de la Biblioteca Nacional de Serbia que fue demolida hasta el fundamento – un edificio que había datado de 1832, con cerca de 300 000 libros, incluyendo manuscritos medievales de un valor inapreciable. Entre los objetos bombardeados fue también la Vieja Corte (con la cúpula arruinada).

El mariscal alemán Von Kleist, después de la guerra, en el juicio dijo sobre esto: “El ataque aéreo a Belgrado de 1941 principalmente era de un carácter político-terrorista y no tenía nada que ver con la guerra. Ese bombardeo desde el aire fue una cosa de vanidad de Hitler, de su venganza personal.”

Comentarios

SIN COMENTARIOS