A 15 años de la masacre sobre los niños serbios de Gorazdevac

966
El día 11 de agosto de 2003 se han producido dos ataques contra el Ejército yugoslavo (serbio) en el territorio de Serbia.
Primero fue atacado con varias granadas el cuartel en el pueblo Dobrosin, en el municipio de Bujanovac. Esa misma tarde, una patrulla del Ejército yugoslavo  fue sido atacada con las armas de fuego en la carretera Bujanovac-Kursumlija. Afortunadamente, no hubo víctimas que  lamentar.
No obstante, el acto criminal más grave ocurrió el día 13 de agosto en Kosovo cuando los terroristas albaneses, curiosamente protegidos por el uniforme de la Policía local, abrieron el fuego contra un grupo de los niños serbios que se estaban bañando en el río Bistrica, cerca del pueblo de Gorazdevac.
Ese día, Pantelija Dakic (12) e Ivan Jovovic (19) fueron muertos a tiros, y heridos de gravedad Marko Bogicevic (12), Dragana Srbljak (13), Djordje Ugrenovic (20) y Bogdan Bukumiric (14). Los autores de este crimen nunca fueron encontrados, nadie hasta hoy respondió por este crimen. 
Los soldados de las tropas internacionales que supuestamente estaban allí para proteger a los serbios, no hicieron nada. Ni para proteger a las víctimas ni para detener a los criminales.
En 2013, el monumento a las víctimas de la masacre en Gorazdevac fue desruido por vándalos.
Desde 1999 la historia sigue hasta hoy; los fundamentalistas albaneses, impunemente acosan, agreden y hasta asesinan a los serbios bajo la protección del silencio de los medios occidentales y ninguno hasta el presente ha sido juzgado ante tribunal alguno.

Comentarios

SIN COMENTARIOS