Algunos tips que deberias conocer antes de viajar a Serbia

257
Más allá de estos datos, Serbia tiene un vasto número de atractivos que lo posicionan como un destino turístico en alza. Se encuentra en medio de una de las rutas terrestres más importantes entre Europa y Turquía, que finaliza en el Cercano Oriente, conocida como “la ruta de la seda”. En esta columna te proponemos conocer un poco más sobre este hermoso país y sus principales ciudades, tradiciones y costumbres.

Tradiciones

Serbia complacerá a los amantes de la música gitana y las danzas folclóricas, ya que se trata de un país que ofrece un número impresionante de festivales de música tradicional y encuentros folclóricos. Se puede decir que Serbia vive al ritmo de la música. Los festivales más importantes son: Exit, evento multutudinario de género Pop celebrado cada año en la fortaleza de Petrovaradin, en Novi Sad; el Guca Tumpet Festivas, cuya banda sonora recuerda a la de las películas de Emir Kusturica; o el Nisville Jazz Festival en Nis.

Guca trumpet festival

En cuanto a la artesanía, los objetos de madera, sobre todo los iconos, y la cerámica adquieren especial protagonismo. Conocida como la Barcelona del Este por su ajetreada vida nocturna, Belgrado acoge cada año a numerosos grupos folclóricos y no únicamente en el barrio bohemio. No dudes en comportarte como un ciudadano más y disfruta de las alegres melodías gitanas mientras saboreas una cerveza dando un paseo en barco por el Danubio. Los amantes del jugo de lúpulo y malta encontrarán en Belgrado un excelente destino para la degustación de su bebida favorita, especialmente durante la celebración de su popular festival de la cerveza, considerado como uno de los más grandes y populares de Europa.

Cocina

Serbia siempre ha tenido fama de ser un país con una gastronomía legendaria, que combina las influencias mediterráneas con las de Europa central. Sus comidas son tradicionalmente copiosas, festivas y amenizadas con música. 
Es costumbre ofrecer al visitante slatko (frutas en conserva con azúcar) a modo de bienvenida. Como aperitivo se sirve una mousse de Kajmak (queso de oveja), que se degusta con un pedazo de proja (pan pequeño a base de harina de maíz), todo acompañado de un vaso de Rakija (aguardiente de ciruela, especialidad en la Serbia del interior), o de dunjevaca (aguardiente de membrillo, especialidad de la región autónoma de Voivodina). En cualquier lado se pueden consumir las especialidades preparadas en brochetas: de cochinillo (prasetina), cordero (janjetina) o de carnero (ovcetina).

El cevapcici se prepara a base de pequeños rollos de carne de ternera cocinados a la parrilla y servidos con cebolla. Las brochetas de kefta, típicas de la cocina turca (serbia estuvo mucho tiempo bajo el dominio del imperio otomano), así como otros platos típicos de la gastronomía otomana como la ensalada de feta, tomate y pepino; o la chorba (sopa local), gozan también de una gran popularidad entre los habitantes del país. Las cervezas locales más populares son la Lav (leon) y Jelen (ciervo). En el apartado de postres, el zito, dulce elaborado a base de trigo, nuez, nuez moscada, azúcar y vainilla, regado una gota de ron, hará las delicias de los turistas más golosos.

LOS PAISAJES

Serbia ofrece paisajes magníficos y variados, como el majestuoso Danubio, los 293 kms. de costa marítima, macizos montañosos, y múltiples grutas, cañones y reservas naturales.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

Serbia, situada en el centro de las principales carreteras que conducen a Atenas, Estambul y Sofía, se ha forjado a lo largo de los siglos una identidad singular que se inspira en el mosaico de culturas y de religiones que forman su población.

Los numerosos monasterios construidos entre el siglo XII y el XV constituyen un auténtico testimonio de las proezas arquitectónicas y la riqueza pictórica de la época medieval. La belleza de algunos frescos que cuentan la vida de santos ortodoxos ha sido reconocida por la Unesco y, actualmente, algunos monasterios están catalogados en el patrimonio mundial. Entre ellos el monasterio de Sopo ani, el de Djurdjevi Stupovi, Studenica, Stari Ras y Decani.

FAUNA Y FLORA

Serbia, relativamente libre de la afluencia del turismo de masas, se descubre con una extraña tranquilidad. En los pastos de montaña y los bosques profundos, al fondo de las curvas del Danubio o en las riberas encajadas entre altos acantilados, el país se muestra a los viajeros.

Serbia posee una fauna variada, que incluye muchas especies protegidas. En Voivodina, en la llanura de Carska Bara, no es raro encontrar cerca de 300 especies de aves en solo unos cuantos kilómetros cuadrados. Nos cruzamos con colonias de zancudas, flamencos rosas y garzas, así como mirlos de agua, grullas común y avutardas. En las montañas, encontramos algunos tipos de aves rapaces, como el águila de cabeza negra y el águila leonada, así como mamíferos como el muflón, la cabra montesa y la gamuza. Los numerosos bosques del país son el refugio de múltiples especies animales como el ciervo, el corzo, el jabalí y el zorro, sin olvidarnos de la liebre, la perdiz y el pato salvaje. Por último, Serbia es una de las regiones de Europa en la que los osos todavía viven en total libertad.

LOS MUSEOS

La antigua ciudadela de Belgrado posee numerosos museos que han forjado su fama.

GASTRONOMÍA

La gastronomía serbia es rica y variada. De hecho, está formada por una mezcla entre las cocinas griega, búlgara, turca y húngara (sus antiguos invasores). Cada región posee una especialidad: en Vovoidina, la pasta está muy extendida con un alto consumo de pan, strudels, tallarines y embutido. En Sumadija, el plato característico es la pita con espinacas y el cerdo cocido al espeto. En general, en Serbia se consume mucha carne, como la de jabalí seco en Serbia del Este y la carne a la brasa o cocida al espeto en el sur. El pimiento es, como en Hungría, un ingrediente de base que forma parte de numerosos platos. Se utiliza para hacer Ajvar(una especie de puré de pimiento con hierbas y cebolla). Puede servirse como entrante o como acompañamiento de los platos de carne. Para el postre, tienes varios tipos de crepes, con nutella, con nuez en polvo, con salsa de vino y clara de huevo; especialidades turcas como el baklava y el halva, y hasta strudla, parecido al strudel alemán.

Souvenirs y artesanías

El artesanado local está formado por tapices tejidos cuya composición, originalidad y armonía de sus colores hacen que parezcan auténticas obras de arte.
Se fabrican en su gran mayoría en la región de Pirot y en el este de Serbia. Aquí, podemos encontrar asimismo, bonitos artículos de cerámica rústica, decorados con colores, así como juguetes para niños realizados a base de arcilla. El arte de decorar los recipientes es una especialidad local, propia sobre todo de la región de Vojvodine. Los comercios están abiertos de 06:00 a 21:00 de lunes a sábado y de 08:00 a 14:00 el domingo.

Comentarios

SIN COMENTARIOS