Bela Crkva – el paraíso de Banat

430

En sus lagos artificiales ofrece a los turístas un descanso tranquilo. El idilio en el punto de cruce de una vegetación bien abundante y “Sahara europea”.

bela-crkva-2El encanto de la pequeña ciudad que Mir-Jam con gusto describía en sus novelas, un mosaico de miles de especies de flores cuyas decoraciones en patios privados dejan sin palabras, dos ríos y siete lagos artificiales, por los que se le llama “Venecia de Vojvodina” … Con todo esto cuenta Bela Crkva, un pueblo pequeño en el sur de Banat, económicamente uno de los más pobres de Serbia, pero según el carácter geográfico, su naturaleza y el potencial turístico- muy rico.

Bela Crkva está escondida en el lugar donde se cruzan una exuberante vegetación, la tierra fértil y “Sahara europea” – Arena de Deliblato. Por suerte o por desgracia, en esta pequeña ciudad el tiempo parece haberse detenido, y las viejas fachadas barrocas, parques arreglados y calles tranquilas dan la impresión de estar en el siglo 18 o 19. Nada perturba la paz de llanura. Hasta el aire está completamente limpio, porque en Bela Crkva no existe ninguna planta industrial, y los vientos desde los Cárpatos rumanos traen una frescura montañosa.

tur-bcrkva-VELIKA

“Bela Crkva es un paraíso de este mundo”, nos asegura Miroslav Miladinović, propietario de una villa de rentar en el Lago Principal, que viajó por el mundo, pero que también decidió pasar sus días de jubilado justamente en las orillas de este lago.

BelaCrkvaSin duda alguna, la atracción turística principal de Bela Crkva son los lagos artificiales mencionados, que se crearon excavando grava durante décadas en el campo entre Bela Crkva y Vračev Gaj. Los restos del Mar de Panonia y aguas subterráneas llenaron de inmediato las excavaciones así que los habitantes de Bela Crkva de repente obtuvieron siete oasis de agua, donde, cuando la temporada está en marcha, disfruta más de 10000 turistas al día.

Vrsac-Bela-Crkva-nikako-da-iskoristi-sanse-Foto-JDanilovic“Bela Crkva se ha convertido en un lugar ideal para el turismo de fin de semana. Aunque la temporada comenzó tarde debido al mal tiempo, ahora podemos estar orgullosos de tener casi todos los alojamientos ocupados hasta mediados de septiembre”, dice Lujza Licko de la Organización de Turismo de Bela Crkva.

Llegan visitantes de todos los lugares de Serbia y de Europa. Mayormente vienen en familia, con hijos, porque aguas poco profundas y calientes tal como las playas de grava decoradas en el Lago Principal y en el de Vračev Gaj, son lugares ideales para escapar del bullicio de ciudad.

“Visitamos estos lagos cada año. Es muy bonito, tranquilo y silencioso, solo nos falta la sal para tener la sensación de estar en el mar”, bromea Lučijan, un rumano de Temišvar, que está de vacaciones con su familia en Bela Crkva.

Por el aumentado interés de turistas, en los últimos años se han construido unas 40 villas nuevas para rentar habitaciones, decoradas a un nivel alto. Muchas de ellas ofrecen a sus huéspedes privacidad completa en sus playas de hormigón.

Los precios están de 30 a 60 euros por día, y para los que no quieran gastar tanto, Bela Crkva ofrece el alojamiento en tráilers y bungalows, ubicados en el Lago de Vračev gaj.

A partir de este año en los lagos fue introducido por primera vez el servicio de rescate, y también hay servicio de ambulancia, que patrulla en motores. Tan sólo tiene que preparar una maleta pequeña y dirigirse directamente al “paraíso de este mundo”, y la naturaleza de Bela Crkva se asegurará de cautivarle y obligarle a regresar.

 

Traducido para Serbios Unidos por Sanja Bojic

Comentarios

SIN COMENTARIOS