Carta de protesta respecto a la ceremonia del 11 de Noviembre en París

755

Nuestra asociación no pudo quedarse al margen de los sucesos ocasionados en los últimos días, sobre todo ayer durante la conmemoración de los 100 años del armisticio de la I Guerra Mundial, en donde por segunda vez como país fuimos humillados delante del mundo, siendo nosotros parte de los países vencedores en la Gran Guerra, fuimos totalmente marginados y puestos detrás de países que ni siquiera existían en esa época. Por lo tanto, como asociación que representa a los serbios en América Latina, nos sentimos en la obligación de escribir y enviar un correo de protesta a todas las embajadas de la República de Francia en América Latina.

Nosotros los serbios consideramos a Francia y a sus habitantes como nuestros amigos. Nuestra amistad ha perdurado por mas de mil años y esperamos que así siga siendo y que nadie arruine los vínculos construidos por nuestros antepasados.

Adjuntamos la carta enviada a los embajadores:

Excelentísimo Sr. Embajador:

Nos dirigimos a usted en nombre de la Asociación de Serbios en Latinoamérica, Serbios Unidos, en protesta a los hechos sucedidos en Francia durante las dos ceremonias en el centenario del término de la Primera Guerra Mundial.

Nuestro malestar se debe principalmente al izamiento de la bandera de la autoproclamada república de Kosovo en la catedral de Notre Dame, junto a los países vencedores de la Gran Guerra y también por la ceremonia del 11 de noviembre en la cual se reunieron los mandatarios y representantes de mas de 70 países y en donde el presidente de Serbia denigrantemente fue sentado en el grupo secundario de mandatarios y no de entre los mandatarios de los países vencedores.

Nuestro malestar no es solo por el lugar en el cual pusieron al presidente de Serbia, Aleksandar Vučić, si no que nos percatamos que la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar estaba sentada en la primera fila y el presidente de la autoproclamada “Republica de Kosovo” Hashim Thaçi en la segunda fila detrás del presidente de Rusia, Vladimir Putin. Ambos presidentes de países que no existían en esa época y cuyos habitantes lucharon al lado de la Triple Alianza y posteriormente en la II Guerra Mundial al lado de la Alemania Nazi, mientras que Serbia en ambas guerras lucho junto a Francia y solamente en la I Guerra Mundial perdió el 28% de su población.

No podemos dejar pasar la falta de respeto cometido por los organizadores hacia nuestro país el cual lucho fraternalmente hombro a hombro con los soldados franceses por la libertad, y después de la guerra demostró su amistad en pleno centro de Belgrado con el monumento de “Gratitud a Francia”, algo que jamás harían ni harán los albaneses y los croatas.

También le queremos recordar que el izamiento de la bandera de la “Republica de Kosovo” en la catedral de Notre Dame es una gran sorpresa y ofensa para todos los serbios, ya que en plena Edad Media fue esa la catedral que tocó sus campanas por la victoria de los serbios hacia los Turcos Otomanos en la batalla de Kosovo el 28 de junio de 1389.

Esperando entienda nuestro malestar y que nuestra amistad prospere otros mil años, ya que los verdaderos amigos son los que están en los buenos y malos tiempos.

Se despiden atentamente de usted los miembros de la Asociación de  Serbios Unidos en Latinoamérica

www.serbiosunidos.com

 

SIN COMENTARIOS