Celebracion del Año Nuevo Serbio en Mexico

Nuestra comunidad en México no es grande, y no está bien organizada, por lo que no podría decirles cuantos serbios vivimos aquí, pero estoy segura de que este no fue el único lugar donde se escuchó el Kalashnikov de Bregović a medianoche.
Aunque nada salio como queríamos, ni el hecho de que este año el 13 de enero cayó el día domingo, ni la escasez de combustible que ha lleva más de una semana, ni el que hayamos consumido la última ración de rakija en la celebración de Navidad, igual logramos reunirnos y juntos dimos la bienvenida al Año Nuevo serbio. Faltó el profesor Sima, quien acaba de regresar de Serbia, tuvo que faltar debido a la gripe, también nuestros padres del Monasterio de la Santísima Trinidad y algunas otras personas queridas.


La mesa de Año Nuevo estuvo puesta de tal manera que no se notaba que estábamos a miles de millas de nuestra casa; teníamos las kiflas con chicharones de Mirjana (esponjosos panecillos en formas de crosan), tabla de prosciutto y queso, el plato principal eran chuletas de cerdo y costillar al horno y la ensalada rusa hecha por Niko, y el delicioso postre de nuestra amiga Danka, quien nos sorprendio con las kiflas con amapola y la espectacular torta Vasa.

Fue suficiente para que nuestros amigos mexicanos sintieran una pequeña parte de la cocina tradicional serbia y nos devolvieran a los viejos recuerdos. Con los sonidos nostálgicos de las panderetas y las viejas canciones de las kafanas, la fresca noche mexicana ya olía a nieve y vino caliente.
Y este sentimiento especial de comunión creada por la celebración del Año Nuevo en un país que ya ha cumplido sus trece días y donde sus habitantes ni siquiera se dan cuenta de que un gran pueblo de los Balcanes celebrará pronto su año 7528, hace que esta experiencia sea aún más fuerte y peligrosa.


Y así, lentamente, se acerca la medianoche, y todos deseamos que el Año Nuevo sea exitoso, lleno de felicidad, salud y amor, ¡y nos reuniremos con el próximo en un número mayor!

Por Vanja Skočić

Comentarios