Djokovic, a la altura de Sampras y Borg

414

Novak Djokovic avanza por un camino y todo, todo el resto de los jugadores, por otro, y a una distancia gigantesca. El serbio puede llegar a tener algún traspié, es verdad, como cuando en febrero abandonó en Dubai por una infección ocular; o como cuando hace pocas semanas perdió en la 2a rueda de Montecarlo con el checo Jiri Vesely, pero los resultados suelen dirigirlo casi siempre al mismo destino: la victoria. Nole conquistó por segunda vez el Mutua Madrid Open, luego de superar en la final al escocés Andy Murray por 6-2, 3-6 y 6-3, en un partido intenso de dos horas y seis minutos, entre dos jugadores que se conocen al dedillo y que saben buscarse los pocos puntos débiles. Claro que el historial beneficia 22-9 al balcánico, que además ganó 12 de los últimos 13 cruces. Así, el número 1 del ranking se convirtió en la raqueta con mayor cantidad de Masters 1000, 29, superando a Rafael Nadal (28), que en el Principado de Mónaco lo había igualado.

Djokovic, que cumplirá 29 años el 22 del actual, el día de apertura de Roland Garros, desde hace tiempo se convirtió en una maquinaria asombrosa de batir récords. De dinero acumulado en premios ATP (casi 100.000.000 de dólares) y de puntos obtenidos por un número 1, por ejemplo. Al consagrarse en la capital española, alcanzó los 64 títulos en su carrera, la misma cantidad de dos leyendas del tenis: el estadounidense Pete Sampras y el sueco Bjorn Borg. Para un deportista que ha ganado tanto como Djokovic, la búsqueda de incentivos constantes es un ejercicio obligatorio para no caer en el desgano y la apatía. Nole está reescribiendo la historia de oro del tenis y se alimenta de ello.

“Cuando llegas a esta etapa de tu carrera, con tantas victorias, necesitas constantemente cosas que te inspiren y te motiven en busca de nuevos objetivos. Y desde luego que estos récords ayudan mucho”, reconoció, tras la final con Murray, el tenista de Belgrado. Y añadió: “Es un placer estar al lado de esas leyendas del deporte, tenistas a los que seguía cuando yo estaba creciendo, especialmente a Sampras. Cuando yo crecía él dominada el mundo del tenis. Ganar los mismos títulos que él es increíble. Estoy orgulloso”.

nole-en-chile

Motivaciones parecen sobrarle al jugador de extraordinaria flexibilidad, perfecta cobertura de cancha y mente de hierro. Doha, el Abierto de Australia, Indian Wells, Miami y ahora Madrid son los trofeos que ya encumbró esta temporada. Su próximo desafío será el Abierto de Roma, quinto Masters 1000 del año, donde defiende el título. Sin embargo, hay una cuenta pendiente que no deja de hacerle un ruido interno: Roland Garros, el único Grand Slam que no ganó. El año pasado perdió la final con Stan Wawrinka y ya había padecido lo mismo en 2014 y 2012 ante Nadal. Djokovic llegará al Bois de Boulogne con un dominio del ranking de casi 200 semanas, listo para despojarse de la espina que tiene clavada. “El Abierto francés llegará en el momento adecuado. Tuve un inicio de temporada increíble y la derrota en Montecarlo me sirvió un poco para recargar baterías. Y estas semanas fueron suficientes como para obtener frescura y un nuevo aliento en mi juego”, advirtió Djokovic, el hombre que no pierde el hambre de gloria.

Fuente: lanacion.com.ar

Comentarios

SIN COMENTARIOS