El agro – líder de la exportación en 2012

agrar-01_0Según las estimaciones, los productores nacionales de alimento realizaron en 2012 un superávit de 1.250 millones de dólares. Al mismo tiempo, al alimento serbio, que tiene una buena aceptación en Europa, sustituyen en el mercado nacional productos de calidad más baja, pero también más baratos. Texto de Tamara Prodanovic.

Durante el año pasado, de Serbia se exportaron al mundo productos alimenticios y agrícolas por un valor de 2.500 millones de dólares, y la cobertura de la importación con la exportación es del orden de 190%. La exportación agraria constituye la cuarta parte de todas las ventas de Serbia en el mercado mundial. Los productos más importantes de origen agrario en la exportación han sido el maíz amarillo y la azúcar refinada, que han reportado a Serbia un total de 700 millones de dinares. La frambuesa congelada, el aceite vegetal de girasol refinado, el aceite crudo de soja, no son más que algunos de los productos que se han exportado en grandes cantidades y que han contribuido al superávit agrario. También, una buena noticia es la exitosa cosecha de otoño. Se ha recogido una cantidad dos veces mayor que el año pasado de trigo, cebada, avena, por lo cual se espera que la cosecha, si las condiciones climáticas lo permiten, sea mejor que el año pasado.

En el 2012, los exportadores compraron una cantidad cuatro veces mayor de frutas y legumbres que el año anterior, lo cual es la paradoja agraria de Serbia. El pimiento de Leskovac, la col de Futog, la patata de Ivanjica y la manzana de Sumadija, pueden encontrarse en las mesas de toda Europa. A juzgar por todo, donde manos las hay es en Serbia, ya que la gente compra más judías de Kirguistán, cebolla de China y manzanas de Polonia. La calidad es un tanto más baja, pero también lo son los precios. El desplome del nivel de vida de los ciudadanos de Serbia ha hecho que la gente sea menos exigente, de modo que es el precio el factor decisivo al hacer la compra, y no la calidad. Se importa cada vez más lo que se produce en la propia Serbia, y con la reducción de las protecciones arancelarias al alimento proveniente de Europa a partir del 1 de enero, la importación aumentará. Según sostienen los expertos, no hay que temer a la importación de la fruta, sobre todo de la manzana y la ciruela, porque los productos serbios han mostrado ser mejores por la misma cantidad de dinero. Pero, los damnificados podrían ser los productores de legumbres de invernadero. La cequia ha causado problemas adicionales, porque ha arruinado la casi totalidad del rendimiento de las judías, por lo cual se han importado 114 toneladas de legumbres, tres veces más que el año anterior. En la exportación de la cebolla y la patata se ha registrado un gran aumento de la importación, casi el doble. La mandarina llega a Serbia de Croacia, la naranja de Grecia, mientras que de Macedonia se importa la uva y la sandia. Pese a que Serbia sea un gran productor de manzanas, los comerciantes importan esta fruta de Polonia y de Italia. Por lo que respecta a la verdura, las judías se compran en Turquía, el tomate en Italia, Turquía, España y Macedonia, mientras que del ajo se abastece en la lejana Asia.

Por ello, es indispensable adaptarse a las condiciones del mercado, aumentando la competitividad. El Gobierno ha adoptado un presupuesto agrario considerablemente mayor, el cual posibilitará acrecentar las subvenciones para el agro. Este es un paso en la buena dirección, hacia una nueva estrategia del desarrollo del agro serbio.

Comentarios