El curioso reloj de la fortaleza de Novi Sad

El reloj de la fortaleza de Petrovaradin es uno de los símbolos principales de la ciudad de Novi Sad. Los lugareños lo llaman “el borracho”, debido a que la pequeña manilla indica los minutos y la grande las horas.

El reloj llego a la ciudad gracias a María Teresa I de Austria en 1750, casi al mismo tiempo que sus ciudadanos compraron el estatuto de la ciudad libre pagando 80.000 татус Слободног краљевског града с 80 000 coronas austrohúngaras.


La explicación de el porque fueron reemplazadas las manillas del reloj es debido a que era importante que se viera la hora al otro lado del río Danubio, los minutos en ese entonces no jugaban gran papel. A pesar de todo el reloj es puntual, con unos minutos de atraso, que no son de importancia si usted no necesita llegar a hora a su reunión.

Comentarios