El ‘Indiana Jones serbio’ revela los misterios de la ‘Atlántida de los Balcanes’

590

Creado a finales de los años 70 del siglo XX, el lago artificial de Gazivode se usa para hacer funcionar una presa hidroeléctrica. El investigador serbio Dusan Jovovic contó a Sputnik la historia del lago y lo que este oculta bajo sus aguas.

Los científicos serbios apuntan a que en las profundidades del lago hay rastros de la cultura medieval serbia que todavía no han sido estudiados. La razón de ello se debe a la decisión del Gobierno yugoslavo de crear un lago artificial antes de que se pudieran llevar a cabo las investigaciones pertinentes.

n aquel momento se realizó un estudio del territorio que tenía que ser inundado, pero la mitad de los informes relativos a los hallazgos arqueológicos acabó perdiéndose.

“Apareció un embalse y las riquezas medievales fueron olvidadas e inundadas”, cuenta Dusan Jovovic.

Según cuenta este investigador y también productor de cine, en alguna parte del fondo del lago —situado entre Serbia y el territorio parcialmente reconocido de Kosovo— hay iglesias, cementerios y escuelas femeninas. Este es un dato importante, puesto que dichas escuelas empezaron a construirse durante el reino de Helena de Anjou, en el siglo XIII.

A finales del siglo XIII y principios del siglo XIV el nivel de desarrollo de Serbia era superior al de Oriente y Occidente, afirmó el ‘Indiana Jones serbio’ al hablar sobre la importancia histórica de los restos ocultos bajo las aguas de Gazivode. Esta es precisamente la razón por la que en múltiples ocasiones Jovovic solicitó a las autoridades que se investigara y protegiera el patrimonio del lugar. Pero la respuesta fue siempre la misma: no se dan las condiciones para hacerlo, faltan medios y no se dispone del equipo necesario para llevar a cabo estas prospecciones.

No obstante, la Organización de Actividad Subacuática de Serbia (SOPAS) contactó con la Asociación Geográfica de Rusia buscando apoyos para esta ‘proeza’ y su Centro de Investigaciones Subacuáticas se interesó en el caso.

El investigador serbio cuenta que los científicos rusos ya iniciaron las exploraciones subacuáticas del lago Gazivode en 2018. En el transcurso de estas exploraciones fueron encontradas iglesias del siglo XIII, campanarios, restos de nueve necrópolis romanas y los cimientos de lo que se cree que fue una escuela de niñas. Todos estos hallazgos son completamente nuevos, ya que no aparecen mencionados en ningún documento.

Entre los obstáculos más difíciles de superar para las investigaciones figuraban la falta de financiación, las patrullas de la KFOR —fuerza multinacional de la OTAN desplegada en Kosovo—, que creaban un importante oleaje en el lago, las constantemente cambiantes condiciones meteorológicas y las profundidades de 110 metros. A pesar de ello, los científicos rusos pudieron crear un modelo 3D del fondo del lago, declaró a Sputnik Dusan Jovovic.

Fuete: mundo.sputniknews.com

Comentarios

SIN COMENTARIOS