El poeta Miroslav Mika Antic

526

El poeta, bohemio, Miroslav Mika Antic, nació en marzo del año 1932 y murió el 24 de junio del año 1986. A pesar de que ya no está presente corporalmente en este mundo, todavía sigue en las mentes de muchos lectores. Algunos lo recuerdan como la persona que le dio el nombre a la cafetería de Belgrado “La última oportunidad”. Otros creen que Antic era un verdadero poeta. En su honor se ha promovido la manifestación “Días de Antic”, la que congrega a numerosos aficionados a la obra de este destacado poeta serbio. Más extensamente Milena Gluvacevic.

“No me tomen muy en serio. No fui yo el que reunió toda la sabiduría de este mundo. Ni todo el amor de este mundo. Solamente comencé a hablar algo sobre lo que debo seguir hablando, algo más bello que mi persona, más divertido y más diferente que yo, algo que se asemeja más a ustedes”, decía Miroslav Mika Antic. Su libro “El mechón rubio” ha entrado en la historia de la literatura como obra con un número record de ediciones. Antic era el poeta de los adolescentes – el poeta que se atrevió a escribir de una forma poética tierna sobre las primeras experiencias amorosas y problemas de los adolescentes. Al respecto escribió: “Estos poemas los anoté para que puedan respirar con más facilidad. Para que sepan que en alguna parte del mundo cuentan con un verdadero amigo, el que se preocupa por ustedes de una manera deferente que su papá y mamá, que su familia o sus profesores. El que los cuida como si fuera de su edad… Mika Antic jamás quiso ser adulto. Siempre fue un niño grande de gran imaginación, un niño que sabe querer, pero también sufrir. Eso lo confirmó dirigiéndose a los jóvenes con las siguientes palabras: “Porque yo son un eterno joven, con un mechón canoso en la frente, pero en lo más profundo de mi alma todavía es rubio. Mis poemas en realidad no son poemas, sino cartas dirigidas a cada uno de ustedes.

En una conversación el poeta Mika Antic dijo que leyó a muchos escritores y que todos ellos han influido en él, pero fueron pocos los que “se quedaron como sus amigos eternos”. Por ejemplo, en la literatura infantil, como decía, nunca le desepcionó Antoan de Sent-Egziperi. En su obra, él, al igual que Egziperi, muestra cuan valiosas son las pequeñas cosas las que los adultos ni siquiera notan.

Él escribe sobre las pequeñas cosas que rodean al hombre y las que nadie, sumido en el trabajo y los problemas diarios, es capaz de ver. También escribe de una manera muy tierna sobre el amor y la felicidad: “El amor es el único aire que respiré. Y la risa es el único idioma en el mundo que entiendo…”
En la autobiografía escribe: “Nací en el norte de Banat, en la aldea Mokrin, donde terminé la escuela primaria. La escuela secundaria la terminé en Kikinda y Pancevo, y los estudios universitarios en Belgrado. Después me mudé a Novi Sad.
Esa es mi biografía real pero no la que yo quisiera tener, a pesar de todos los libros que escribí, pinturas que expuse, películas que rodé, reportajes que escribí en los periódicos…

Cada mañana cuando despierto deseo comenzar una nueva biografía, la que les serviría al menos a los alumnos en las escuelas porque, lamentablemente, ellos también tienen que estudiar sobre la vida de los escritores. Yo sería el peor alumno, porque ni siquiera he aprendido mi vida. También recibí algunos premios y reconocimientos. Dos premios “Neven”, uno para la poesía infantil, el premio “Sterijino Pozorije”. Soy portador de la Orden de Mérito para el Pueblo. De todo esto alguien podría escribir un sinnúmero de páginas… Lo que más me gustaría es que ustedes mismos inventen mi biografía. Entonces sí tendría muchas vidas diferentes”.

(glassrbije)

Comentarios

SIN COMENTARIOS