Elecciones presidenciales en Serbia: La oposición teme el fraude electoral

531

En el paseo fluvial de Belgrado hay inmensa zona de obras financiada por los Emiratos Árabes. Este área llena de construcciones simboliza la imagen del futuro de la Serbia que propugna el partido en el poder, el Partido Progresista Serbio, y su candidato, el primer ministro Aleksandar Vucic. Las encuestas le dan como vencedor con el apoyo del 52% del electorado, si bien otro sondeo muestra que uno de cada seis serbios es reacio a revelar sus preferencias.

La campaña del primer ministro domina los espacios electorales. Los diez rivales de Vucic temen, aunque desde diferentes perspectivas, que los comicios sean fraudulentos. Un analista político serbio, Drogomir Andjelkovic, asegura que “nada apunta a que se produzca este abuso de poder”. “A estas críticas el gobierno responde con otra acusación: que los que hablan de fraude preparan el terreno para disputar el voto y organizar protestas”, añade.

Vuk Jeremic, uno de los diez candidatos a la presidencia, denuncia que “es la primera vez que la OSCE no está invitada como observador electoral y que en esta campaña el candidato del partido en el poder recibe 120 veces más de cobertura mediática que todos sus rivales juntos”.

Los contendientes más destacados no cuentan con el apoyo de ningún partido y aseguran que Europa tampoco ayuda. Sasa Radulovic líder del Movimiento “Suficiente es Suficiente” expone con cierta amargura que no conoce ninguna democracia en la que el primer ministro se presente a las elecciones presidenciales del país que está gobernando. “Además la Unión Europea está dando a Vucic publicidad gratis: en plena campaña electoral le siguen recibiendo como jefe de Estado”, concluye.

La élite intelectual serbia se ha unido entorno a la figura de Sasa Jankovic, un exactivista al que ven capaz de poner fin a la corrupción y al nepotismo. Su objetivo es “hablar con los ciudadanos cara a cara sin guardaespaldas, cámaras ni luces”. “Quiero recuperar esa conexión entre los ciudadanos y el Estado porque el Gobierno y la políticos viven completamente ajenos al día a día de la gente”, afirma Jankovic.

Pero el fenómeno de la campaña electoral viene de una pequeña ciudad industrial, Mladenovac, al sur de Belgrado donde un grupo de estudiantes, que se autodefinen como una ‘guerrilla satírica’, defiende la paz y la democracia 3.0 rechazando los fondos asignados a cada candidato. Su líder es un personaje satírico que representa a un político corrupto que promete trabajo para todos rodeado de guardaespaldas y lujo. El creador de este personaje es Luka Maksimovic alias ‘Beli a quien se le compara con el dirigente italiano de Movimiento 5 Estrellas de Beppo Grillo. Maksimovic subraya que su partido no necesita mucho dinero, “hemos conseguido reunir un millón de dinares, unos 8.000 euros, en donaciones”. Dos tercios de estas donaciones las han gastado en notarios para certificar las firmas de nuestros seguidores y el otro tercio, lo han invertido en la campaña.

Lo cierto es que su campaña poco convencional está siendo la sensación de la red. Ha logrado captar la atención de los jóvenes electores, con un alto grado de desafección política. Prueba de que podría convertirse un actor decisivo e incidir en el resultado final de estos comicios.

Nuestra enviada especial en Serbia, Ivana Miloradovic, explica que “para el primer ministro serbio, la elección del domingo supone un voto de confianza a sus reformas mientras que para la oposición es una cuestión de ganar la batalla para ir a una segunda vuelta y complicarle su carrera por el sillón presidencial”

Fuente: euronews.com

Comentarios

SIN COMENTARIOS