Espías de las guerras mundiales: Agente serbio “Triciclo”, el modelo de James Bond

1078

popov-2

El serbio Dusko Popov, o el Agente Triciclo, es uno de los personajes más importantes de la historia del espionaje, no solo por su gran influencia en episodios decisivos de la Segunda Guerra Mundial, como haber advertido el ataque japonés a Peral Harbour con un mes de anticipación, o haber colaborado con la falsa información que llegó a los nazis respecto del desembarco en Normandía del Día D; sino que también porque fue su vida, su carrera y su estilo, elegante y seductor, el que inspiró al autor Ian Flemming (espía británico él también) el célebre personaje de James Bond.

POPOV

Dusan “Dusko” Popóv nació en 1912 en Titel, hoy Serbia, por entonces Imperio Austro-Húngaro. Estudió derecho en Francia y Alemania, y allí  un compañero lo convocó al servicio de contra-espionaje alemán. En 1940 se contactó con los servicios secretos británicos del departamento MI6, para ofrecerse como doble agente. Viajó a Londres por “negocios”, y allí, en medio de los bombardeos de la Luftwaffe, decidió definitivamente colaborar con la derrota alemana como le fuera posible. Desde Lisboa, donde fue destinado por los británicos, comenzó a hacer llegar información falsa a Berlín. El agente Tricycle, en medio de la violencia y las conspiraciones, vivía en el Hotel Palace, siempre en compañía de mujeres jóvenes, conduciendo automóviles de lujo, y jugando grandes cantidades de dinero en el Casino de Estoríl.

POPOV-3

En 1941, sus engañados jefes alemanes pensaron que sería útil en los Estados Unidos, y allí lo enviaron. Gran Bretaña advirtió al FBI de la llegada de Popóv en su calidad de doble agente al servicio de los aliados. Allí adelantó a los americanos del ataque a Peral Harbour, pero el director del FBI Edgar Hoover, moralista que despreciaba a Popov por su estilo de vida, desoyó el informe. Luego volvió a Europa, donde tuvo una destacada participación en el engaño que despistó a los nazis respecto del desembarco de Normandía. En 1947  le fue concedida la Orden del Imperio Británico. En 1974 publicó unas memorias, que sorprendieron incluso a sus familiares que no conocían su desempeño como espía. Cuando alguna vez le preguntaron si realmente era la fuente de inspiración de James Bond, respondió: “Un tipo como James Bond no habría durado quince días en mi puesto”.

Comentarios

SIN COMENTARIOS