Fortaleza de Bač

251

En el noreste de Serbia, una parte de Voivodina denominada Bačka, debe su nombre al poblado Bač. Este lugar está situado en la costa izquierda del Danubio, de otro lado del río está Croacia. La historia de Bač comienza en el neolítico eso lo testimonian numerosos hallazgos. En Budapest se guarda una espada de ese período descubierta en los alrededores de la actual localidad de Bač, mientras que los objetos excavados que datan del período romano nos confirman que en estos espacios existían poblados romanos, destruidos durante los ataques de los Bárbaros.

Las primeras huellas escritas de la antigua ciudad situada a orillas del Mostonga, afluente del Danubio, hoy un cauce seco del río, datan del período del emperador Justiniano, cuando el gobernador de Constantinopla y emperador del Imperio Romano Oriental menciona Bač en una carta del año 535.

La siguiente huella escrita sobre Bač data del año 869, cuando Metodie, uno de los dos hermanos eslavos de Salónica los que propagaban la alfabetización y el cristianismo entre los eslavos, se convirtió en obispo del actual Srem. Como misionero muy dedicado a su trabajo, el que hizo con la ayuda de su hermano Ćirilo el nuevo alfabeto para los eslavos, Metodie convertía al cristianismo a los eslavos de Bačka.

También el geógrafo árabe Idris menciona a Bač, destacando la importancia de esta ciudad en Hungría, en la que viven muchos comerciantes y artesanos, conocida por las ferias del trigo. De la edad media data la fortaleza-castillo de Bač, fortificación mejor conservada de ese período en la región de Voivodina. Se yergue en una pequeña isla la que formó el río Mostonga, y se cataloga en las denominadas ciudades acuáticas, porque está rodeada por el río. En la fortaleza cuya base tiene la forma de pentágono, se entraba cruzando puentes móviles. En cada esquina se destacan las torres, pero en el interior de la fortaleza domina la torre más alta que ocupa el puesto central, denominada “donjon” o “torreón”, la que también servía como puesto de observación.

La fortificacióm de Bač se constryó entre los años 1338 y 1342 en época del rey húngaro Roberto de Anjou y su aspecto definitivo lo consigue en el siglo XV. El arzobispo Petrus de Varda fue el encargado de embellecer la fortaleza. Por orden de éste se profundizó el río Mostonga para que los barcos puedan navegar hasta Bač. Durante la reconstrucción del castillo, a fines del siglo XV, en las torres situadas en el sur y noreste se colocaron cañones. Varias décadas más tarde el ejército turco conquistó la fortaleza. Poco después de la batalla de Mohac, a comienzos del siglo XVIII, la fortaleza fue incendiada, destruida y abandonada.

A pesar de ese acto bárbaro, los turistas acuden este sitio para admirar esta suntuosa obra de ladrillo. En el patio del castillo domina una torre alta, bien conservada, uno de los ejemplos más bellos del donjon medieval en esta parte de Europa.

(Vice of Serbia)

Comentarios

SIN COMENTARIOS