Gavrilo Princip no era un terrorista

2336

images

Los intentos de culpar a Serbia por el estallido de la Primera Guerra Mundial son “excesos de individuos”, pero no se puede excluir la idea de que detrás se esconden ciertos motivos políticos, estiman historiadores serbios y concuerdan que a Gavrilo Princip no se le puede llamar terrorista de ninguna manera, y menos compararlo con Osama Bin Laden.

“La Filiación de Princip con Bin Laden son idioteces”, dice para Tanjug (Telegrafska agencija nove Jugoslavije – Agencia telegráfica de la nueva Yugoslavia)  el historiador y académico Dragoljub Živojinović.

Al comentar la metodología de interpretar el pasado a través de conceptos modernos, como el terrorismo, con el que Princip en ciertos textos de historiadores occidentales se identifica con Osama Bin Laden, Živojinović afirma que eso no se puede equiparar.

“Hasta hace poco, el terrorismo no se utilizaba en la terminología científica. Por lo tanto, Serbia no pudo realizar actos terroristas, porque siendo un país pequeño no se encontraba en condiciones de aterrorizar a nadie”,  observa Živojinović.

La profesora de Facultad de Filosofía en Belgrado, Suzana Rajić, igualmente considera que el epíteto terrorista no es adecuado para Princip  por el asesinato del archiduque austrohúngaro Francisco Fernando.

Rajić: Él tenía 17 años en la época, no había tenido tiempo de convertirse en un terrorista

“Lo que hizo Gavrilo Princip en Sarajevo en 1914 fue solamente uno de los acontecimientos de por el estilo que se desarrollaron en Europa a los finales del siglo 19 y a los principios del siglo 20.  Todos esos asesinos se declaraban anarquistas o simpatizantes anarquistas. El epíteto terrorista no es apropiado para todos los agresores, mucho menos para Princip.  Él tenía 17 años en la época, era estudiante de secundaria, ni siquiera tuvo tiempo de convertirse en un terrorista. Se encontraba bajo influencia de tendencias y opiniones anarquistas”, considera Rajić.

atentat_u_sarajevu

La historiadora Dubravka Stojanović cree que no es real esperar que dentro de un par de décadas en los libros de historia esté escrito que Princip era un terrorista y que Serbia fue desafiadora de la Primera Guerra Mundial, porque, como destaca, la historia es una disciplina seria.

“Esta no es una interpretación nueva. Pero las historiografías europeas son ciencias sensatas y no creo que una interpretación así sea posible hoy en día. La prensa sensacionalista siempre lo puede llevar en esa dirección, pero no creo que nadie serio lo pudiera describir de ese modo”, dice Stojanović.

A los finales de julio del año que viene, se conmemorará el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial y del asesinato de Fernando en Sarajevo, y está anunciado que en esta ocasión se celebrará la conferencia internacional de historiadores en la que participarán más de 100 científicos de 26 países del mundo.

Recientemente se han notado intentos de ciertos historiadores occidentales de revisar el pasado y de atribuir la responsabilidad del estallido de la guerra a Serbia y a Princip, aunque es ampliamente aceptada la opinión que la causa de la guerra era el deseo de grandes potencias  por la nueva división de colonias y por el poder militar y político.

El Primer Ministro Ivica Dačić dijo a mediados de mayo que Serbia no permitiría una revisión de historia en la que el pueblo serbio habría sido culpado de iniciar la guerra.

Excesos de individuos

Según Rajić, no se puede aceptar la consideración de que es culpa de Serbia el inicio de la Primera Guerra Mundial como una actitud ampliamente aceptada.

“Son solamente excesos de individuos. Tanto la ciencia mundial como  nuestra se basan firmemente en evidencias científicas que la Primera Guerra Mundial, en particular en relación con el atentado de Sarajevo, fue una chispa que se utilizó con fines políticos, y que la guerra había sido preparada anteriormente. El atentado de Sarajevo no encaja como la causa principal de un conflicto de tales proporciones globales, no conocidos previamente por la civilización”, destaca Rajić.

XY2-1638884 - © - Classic Vision

Sin embargo, ella señala que una de las consecuencias útiles de tales intentos es que se ve que el público reacciona a todo lo que sucede.

Con ella está de acuerdo Stojanović que destaca la importancia de entender que las conclusiones sobre el pasado siempre cambian, dependiendo del contexto moderno “no necesariamente para inventar algo, sino porque la nueva era requiere nuevas apreciaciones”.

Živojinović: Teorías de marcar a Serbia como culpable de la Gran guerra – una distorsión de hechos

Por otro lado, Živojinović ve las teorías de marcar a Serbia como culpable de la Gran guerra como un propósito de distorsionar hechos, y cuyos motivos son exclusivamente políticos.

“En mi opinión, la Unión Europea quiere que sus miembros estén en paz, que se olviden algunos conflictos del pasado.  Este exitoso experimento se refleja con los ingleses y franceses. Sin embargo, si quieren reconciliar miembros de la UE, entonces hay que echarle culpa a alguien – y los culpables pueden ser únicamente los rusos y los serbios. Ese es el objetivo de esta campaña”, dijo Živojinović, presidente del Comité organizador de la conmemoración del centenario desde la Primera Guerra Mundial.

Živojinović alude que de este modo se distorsionan los hechos, algunos se dejan al lado “por la simple razón que para ellos la verdad no viene en primer lugar”.

gavrilo_princip_sudjenje

“Estos conceptos no tienen ningún objetivo científico. El objetivo es hacer un tumulto con fines previstos. Es algo ya visto en el pasado”, dijo y agregó que se trata de una “campaña” para culpar a Serbia y que en ella “lideran personas del mundo anglosajón”.

Como una de las soluciones para impedir la revisión del pasado, Živojinović considera que Serbia debería seguir el ejemplo de otros países en el mundo, es decir publicar el material diplomático de sus archivos.

“Estamos trabajando en ello en SANU (Srpska akademija nauka i umetnosti – Academia de artes y ciencias de Serbia), o sea estamos publicando una serie de varios tomos – Documentos de la política exterior del Reino de Yugoslavia de 1903 a 1914″, destaca Živojinović.

Sin embargo, como dijo Stojanović, no se puede evitar el hecho que en la creación de estos archivos participaron más los historiadores alemanes que describen la responsabilidad de su país.

“Antes de todo, me refiero a Fritz Fischer que entabló “la guerra entre los historiadores” durante los ochenta, escribiendo sobre la decisiva responsabilidad de Alemania. Para mí sigue siendo un tema profesional, y creo que los países no deben interferir. En cada uno de nosotros y en nuestra conciencia profesional está la lucha por la interpretación más completa que tendría en cuenta una cantidad de datos sobre las causas y los factores de la guerra “, explicó Stojanović.

Ella añadió que, si el país puede hacer algo, lo más inteligente sería pagar la traducción del libro de Andrej Mitrović “Invasión a los Balcanes: Serbia en los planes de Austro-Hungría y Alemania 1908-1918”.

Con ella está acorde Rajić indicando al hecho que la historiografía serbia hace 30 años dio logros extremadamente valiosos  cuando respecto las causas de la Primera Guerra Mundial, y que en seguida la acompañó la historiografía alemana.

Pese a que, como concluye Stojanović, no hay historia objetiva, la tarea de un historiador es observar e interpretar hechos desde distintos ángulos.

“Ellos siempre lo hacen. Es nuestro trabajo. Una historia objetiva no existe y no debe existir. Solamente queda el hecho que Fernando fue asesinado en Sarajevo el 28 de junio, y las consecuencias que este acontecimiento trajo son meras valoraciones y diferentes puntos de vista. Para algunos esto fue la liberación, para otros pérdida de libertad. Es así desde siempre, y hay que tenerlo presente”, finaliza Stojanović.

Traducido para Serbios Unidos por Sanja Bojić

Comentarios

SIN COMENTARIOS