Kosovo y Metohija la Herencia crucificada

1149

Las fuentes bizantinas confirman que la colonización de la región balcánica central por las tribus eslavas se completó durante el siglo séptimo. Gomile, o tumulus serbios, fueron encontrados en la vecindad de Ravna Gora, datados entre los siglos séptimo y noveno, en los alrededores del monte Ostrovice entre Prizren y Strbac. 

Durante mediados del siglo décimo en el reinado del emperador bizantino Constantino VII Porphyrogenitus (610-641) los serbios se establecieron en la provincia de Dalmacia. (Constantine Porphyrogenitus Del imperio del administrando, Ed Gy. Moravcsik, traducción inglesa por R. J. H. Jenkins, Budapest 1949. cap. 32). Durante los siglos  XI y XII Constantinopla reconoció que la frontera de Dalmacia, estaba habitada  por “Dalmati” i. e. los serbios, originarios de Kosovo. (Anne Comnene, Alexiade-Regne del l’Empereur Alexis  Comnene 1081-1118; traducido por B. Leib, París 1937-1945,     II, 147-148, 157, 166, 184). 

Un grabado en piedra en Cecan escrita en alfabeto glagolítico testifica la presencia y constitución del estado serbio en Kosovo durante los siglos IX y X.

Los hallazgos arqueológicos verifican la presencia ininterrumpida de los serbios en Kosovo y Metohia desde el período bizantino temprano es decir, el siglo VI. Los más viejos de tales hallazgos son las lápidas– gomile -en la montaña  de Ostrvice, el sur-este de Prizren, pertenecientes a los periodos pre-cristianos, cuando los serbios incineraban sus muertos. 

Los  de los siglos  IX al XI  encontrados en Cecan, Maticane, Badovac y Gracanica, forman cementerios ricos en la  joyería  claramente  de origen serbio por sus técnicas de elaboración y sus motivos, característica  en sus variantes,  de los eslavos de la región entre Moravska y Macedonia .  

El epígrafe jaspeado  de mármol de 1592, con el testamento de los nobles Nikodim y Petrus que donaron un molino y la tierra a la iglesia de San Jorge en Gornja Bitinja cerca de Urosevac, es un ejemplo de ello. 

Particularmente importante son los cementerios serbios de los siglos XI y XIII  en Vrbnica cerca de Prizren, Prcevo cerca de Klina y Vlastica cerca de Gnjilane porque ellos hablan de la presencia permanente de población serbia  que puede seguirse a a través de las lápidas hasta los siglos XIV y XV.

Estos aros de Maticane, característicos de los serbios en los siglos IX al XI, que determina que el centro de su producción estaba en el territorio de Kosovo y Metohia (Cecan), en Serbia.

La Diócesis de Raska (Heptarquía) se menciona primero en los II chrysobula  del emperador bizantina Basilio II (976-1025), del año 1020. Era, en el momento, parte de la Archidiócesis de Ohrid y abarcó el territorio serbio alrededor de los ríos Raska, Ibar y Lim. En 1219, bajo el Arzobispo Sava, se volvió parte de la Arquidiócesis Autocéfala de Zica. Con el establecimiento del Patriarcado de Pec en 1346, se elevó al estado de Metropolitano. 

Patriarcado  y Monasterio de Pec:

 Un complejo de cuatro iglesias construido por la dinastía Nemanjic entre 1230 y 1330 sobre los cimientos seculares del antiguo obispado. 

La Diócesis de Prizren se menciona en 1019, en una chrysobula  del emperador bizantino Basilio II. La Diócesis incluyó el pueblo de Prizren con sus alrededores, Hvosno (la parte alrededor de Dechani y Pec) y el área alrededor de los ríos Beli y Crni Drim. Se volvió parte de la Archidiócesis serbia independiente en 1219. La región de Hvosno entró bajo la diócesis de Hvosno  con  asiento en el Monasterio de Mala Studenica, al noreste de Pec. Cuando la Iglesia Ortodoxa Serbia se convirtió en Patriarcado, la Diócesis de Prizren adquirió el estado de un Metropolitanado. Las antiguas diócesis de Hvosno  y de Lipljanska, i. e. el de Gracanica (Novo Brdo), se agregó a la Diócesis de Prizren después de 1766. 

El Patriarcado de Pec se estableció a finales del siglo  XIII, cuando el asiento de la Iglesia serbia se movió de Zica a Pec. Fue abolido en 1766 y  se unió con la de  Prizren y la diócesis de Skenderia, y después con la Diócesis de Raska. Recién después  que la región conocida como “la antigua Serbia”  se liberó de los turcos, en 1912,  la Diócesis de Pec fue restablecida. 

 En 1808 la Diócesis de Prizren se unió con la Diócesis de Raska formando la diócesis de Raska y Prizren y esta unidad eclesiástica perdura hasta el dia de hoy.   Su asiento está en Prizren. 

El Monasterio de Gracanica fue construido en 1310 por el Rey Milutin, sobre las fundaciones de un una basílica del siglo X. 

Los altares  e Iglesias de la Diócesis  de Raska y Prizren siempre han sido presa de los invasores y de los enemigos de los serbios. La desacralización y destrucción comenzó con los turcos y continuó con los albaneses (Shqiptars). que convirtieron varios iglesias en  mezquitas. Los antiguos sitios cristianos  sirvieron como  base para los lugares del  culto musulmán. El material de las iglesias serbias originales se usó por construir las mezquitas. A principios del 17 siglo Sinan-pasha de Prizren construyó  la gran mezquita  de Prizren utilizando  el material del gran monasterio destruido de San  Arcángel, obra del Zar Dusan. En 1688 el Yegen-pasha turco saqueó  el Monasterio de Gracanica  llevando reliquias y tesoros religiosos a Estambul (Constantinopla)  

El Monasterio de Dechani (1307-1328), fue fundado por Rey Uros III La Iglesia de Cristo el Pantocrator .

 Durante la Primera y  (1914-1918) y la Segunda Guerra Mundial (1941-1945)  los lugares mas antiguos y santos de Serbia fueron saqueados y destruidos por alemanes, italianos y albaneses. Después de que la Segunda Guerra Mundial los albaneses que fueron asentándose gracias a  los acuerdos Tito-Hodxa y el apoyo del régimen comunista local continuaron pillando mientras que régimen comunista nacionalizó propiedad de los monasterios. 

La Diócesis de Raska y  Prizren ha sido el guardián de la herencia espiritual de Serbia, acumulada durante los siglos, desde los días anteriores a  San Sava  en adelante.  

Un censo oficial de Kosovo y Metohia  de 1912 lista 1446 pueblos y aldeas. Conforme las investigaciones arqueológicas e históricas de  los siglos  XIX y  XX  se declararon 162 sitios de esta región  como de  herencia cultural de extrema importancia,  mientras que 500 otros sitios eran clasificados como  monumentos culturales y encima de 1400 se listó como  herencia cultural de importancia para el pueblo serbio. 

La más culta de todas las regiones serbias alcanzó la culminación de su cultura durante el XIII y XIV , y también disfrutó algunos días de gloria en el  siglo X . Un testimonio a esto son las bellísimas iglesias,  oraciones serbias en piedra: Visoki Dechani (1327-1335), el Patriarcado de Pec (1230-1330), Nuestra Señora de Ljeviska (1219), Gracanica (1313-1321), así como las notables  ruinas  de San Pedro de Korisa, Hvostan Studenica, los Santos Arcángeles, Banjska, Zvecani, Novo Brdo, Prilepac, Obo`ac, Ajnovac y una larga lista de legados de los miembros de la nobleza serbia del siglo XIII y XIV . 

Éstos no son los únicos legados culturales valiosos. Había centenares de iglesias más pequeñas, santuarios monacales,  ermitas, fortalezas, en los caminos montañosos y en los campos cerca de surgentes o caminos.  

Las iglesias de grupo arquitectónico de  Kosovo-Metohia  tiene  como característica propia el plano en forma de una “cruz inscrita”, cubierta con un domo. Las paredes  se construyeron con  filas  alternando  revestimiento de piedra y ladrillos. El Patriarcado  de Pec,  se compone de cuatro iglesias y un narthex espaciosos, muestra la influencia de dos escuelas: las del siglo XIII de Raska (la Iglesia de los Apóstoles Santos) y la de la escuela de Kosovo-Metohia  (la Iglesia de San Demetrius y la Virgen Santa). Dechani representa una combinación de una basílica multi-nave con un domo en el estilo Romanesco y parcialmente  gótico dado que el maestro constructor a cargo del proyecto fu un monje católico romano,  Viíta  de Kotor. El campanario en estilo  Romanesco  de Bogorodica Ljeviska refleja la influencia occidental. 

La iglesia  sajona en  Stari Trg, construida en el siglo XIII como una iglesia catedralicia para lo bien conocidos  mineros alemanes  que trabajaban en la Serbia medieval, muestra una mezcla notable del arte bizantino y gótico de la época. 

Los monumentales frescos serbios pintados en los días de la dinastía  días de Nemanjic, desarrollados al final del siglo XII, han sido preservados, entre otros llugares, en las paredes de un “parecclesion” de la cueva (la capilla) de Pedro de Korisa cerca de Prizren.  Los maestros pintores de frescos del siglo XIII produjeron  trabajos muy maduros. Habiendo creado un nuevo estilo, también introdujeron ciertas innovaciones: el color azul se reemplazó con dorado, todavía se pintaban las figuras con  golpes del cepillo espesos, el  rico color  fue eficazmente pronunciado con el uso juguetón de  la  luz y las sombras. Estas figuras que muestran las características  de las formas plástica de 1250  es característico de la Iglesia de los Santos Apóstoles  en el Patriarcado de Pec. Estos rasgos eran notables hasta la segunda década del siglo XIV , un ejemplo del cual puede verse en el Monasterio de Banjska (1313-1317) donde los frescos muestran el “cielo dorado” en lugar del fondo azul. 

La Santa Virgen Santa Umiljenija, con Cristo  Alimentador de Pobres (la pintura al fresco de Nuestra Señora de Iglesia de Ljeviska en Prizren, s.XIII  

Al principio del siglo XIV los temas los temas utilizados como motivos de los frescos se expandieron y aparte de las escenas del Evangelio se incluyeron historias apócrifas, y ademas escenas del Juicio Final, el Calendario,  himnos y otros.  

Por primera vez en la iconografía del Oriente Cristiano se representaba el Ciclo de los Apóstoles, y el Libro del Génesis.. Las escenas se volvieron más vivas  y más profundas, las figuras mostraron  movimientos, los colores eran más ricos, y la forma más plástica. La imaginación de los artistas encontró su expresión llena. La expansión de temas causó que la aparición del formato del cuadro, junto con el tamaño de las escenas y figuras, se hiciera  más pequeño. Las figuras de la pintura al fresco estaban a menudo alineadas a en diez y más zonas.  Se fundo una escuela de arte en la corte del rey Milutin, que hizo escuela. 

La pintura al fresco de los siglos XIII y XIV  de Kosovo y Metohia ocuparon un lugar  especial en el arte de ese período. Los pintores de la pintura al fresco, como el  temperamental colorista Mihailo Astrapa (los Santos Apóstoles  en el Patriarcado en Pec, Bogorodica Ljeviska….), y algunos maestros pintores desconocidos de los frescos en Dechani y Gracanica están reconocidos como entre los mejores artistas del período en el mundo.  

  Se obtuvieron logros significantes en dos escuelas de la pintura al fresco: la de  Pec-Dechani y la Prizren  ambos igualmente exitosas y conocidas por su producción de expresivo arte en miniatura.  Famoso, así como desconocido, artistas de estas  escuelas de la pintura al fresco y scriptoriums crearon algunas notables obras de arte, entre las que encontramos  dos iconos de Prizren de las primeras décadas del siglo XV: Nuestra Señora Hodegetria y Nuestra Señora Umiljenija (originalmente parte del Ikonostas de Bogorodica Ljeviska).  La Virgen Santa Pelagonitisa (el icono, s.XIV) 

Los cinco iconos de Dechani, pintados por la mano del mismo zografo que hizo los  excelentes frescos en las iglesias de Dechani, han resistido la prueba de tiempo por más de cinco siglos. Entre ellos brilla el icono de Nuestra Señora  Pelagonitisa. Una rica colección de iconos ayudo durante los siglos XIV y XVII, el establecimientos  en Kosovo de artistas como el monje zografo Longin de Pec, el pintor Radul, Maksim Tujkovic, iluminadores y escribas de libros religiosos, así como de artistas pintores sobre tela  

Los tesoros de Dechani, Gracanica y el Patriarcado de Pec contienen encima de 300 libros escritos a mano e impresos que van desde el período entre los  siglos XII y el XVIII Hay también 109 iconos y arriba de 100 utensilios litúrgicos  de metal y textil. Otras, iglesias más pequeñas iglesias también se destacan por un número considerable de iconos y otros bienes valiosos movibles. 

 Era bien conocida la  imprenta  del Monasterio de Gracanica en el siglo XV siglo. El Gracanica Octoechos se imprimía  allí desde principios de 1539. 

 El tesoro cultural y artístico de Kosovo y Metohia se ubica  entre los más grandes logros de civilización cristiana. Monarcas, monjes y clero junto con el pueblo serbio construyó  y decoró iglesias, monasterios y ermitas. Muchas de tales perlas de la arquitectura medieval resistieron la prueba de tiempo y han sido  conservadas hasta el día presente.  

Lamentablemente, en lugar de reconocerse como la herencia de la humanidad   están siendo devastadas en sucesivas fases de destrucción. Más de 160 iglesias y monasterios han sufrido el vandalismo, la demolición con explosivos, el fuego, la rapiña, el robo y la destrucción parcial o total, a partir de 1999 en que el territorio de Kosovo fuera ocupado y dividido entre distintas fuerzas de la KFOR.

Prof. el Dr. Ljubisa Folic

(la citadela)

Comentarios

SIN COMENTARIOS