La cocina serbia – irresistible e inolvidable

4003

srpska-kuhinjaLa cocina (irresistible e inolvidable) serbia es muy sabrosa y súper picante, así que satisface todos los sentidos, aumentando el apetito irresistiblemente. La carne (sobre todo roštilj – carne a la parrilla y diversos tipos de pečenje – carne asada), las especias (pimentón, albahaca, rábano, eneldo) y verduras frescas se utilizan en grandes cantidades en la cocina serbia, así que es acostumbrado que la comida consta de al menos un plato de carne, que ocupa un lugar importante entre las recetas. Las comidas tradicionales serbias son muy abundantes, sus ingredientes y el método de cocción son baratos. La cocina serbia resulta de la mezcla de tradiciones bajo la influencia de los vecinos: especialmente del Mediterráneo (la cocina greca y turca), y la cocina austriaca, búlgara y húngara. Esto hace la cocina serbia un contraste heterogéneo de las comidas diversas, que se sirve de norte a sur de Serbia. Serbios disfrutan de la cocina, utilizando a menudo antiguas recetas serbias, a las que, con buena voluntad y mucha imaginación, dan una nueva dimensión del gozo. La mayoría de la gente de Serbia tiene tres comidas al día, el desayuno, el almuerzo y la cena, y el más grande es almuerzo.

musakaEn el pasado existían solamente el almuerzo y la cena, como la alimentación en los monasterios, y Nikola Tesla escribió que “es natural que uno come dos veces al díaˮ, así que el desayuno fue introducido en la segunda mitad del siglo XIX. Un número de platos aceptados en Occidente en realidad procede originalmente de Serbia, como: rakija, kajmak, dimljena šunka-pršuta (jamón ahumado), dimljena govedina (carne de res ahumada) y kobasice (salchichas), pasulj (poroto), džem (mermelada), slatko, pihtije… El plato principal suele ser una combinación de carne y verduras (sarma, đuveč), proja (pan de maíz), knedle sa pilećom ili guščijom džigericom (bolas de masa hervida con el hígado de pollo o de oca), turšija (encurtido), kiseli kupus-svadbarski kupus (chucrut-repollo), ajvar

gastronomijaDurante la turbulenta historia de los Balcanes,  la mayoría de la población ortodoxa hasta el día de hoy mantuvo la costumbre autóctona (pero casi olvidada) de preparación de la comida en la parte central de la casa, en el hogar y a fuego abierto, en memoria de conjuntas reuniones familiares los domingos o celebración de las fiestas religiosas (slave), que existe sólo entre serbios. El resultado de esta costumbre son tradicionalmente favoritos representantes de la sabrosa “roštiljˮ serbia (carne a la parrilla), conocidos “ćevapčići”, servidos en las porciones inolvidables de 5 o 10 trozos que acogen a cada visitante en toda Serbia, con su aspecto distintivo enrollado y el sabor irresistible. Es una mezcla de carne picada de cerdo y de ternero, sazonada con ajo y pimentón, cocinada a la plancha de roštilj y se sirve en lepinja (pan esponjoso) con cebolla. Qué jugada suicida para una cita romántica o para grandes reuniones, ¿no? De todos modos, roštilj está presente en todas partes de Serbia, ¡con las recomendaciones más sinceras a cada visitante! La parte de la tradición y el orgullo serbio es también la comida nacional, preparada con los ingredientes frescos de los huertos privados o del mercado diario (carne, semillas, verduras…) cocinada tranquilamente en el hogar o a fuego en recipientes cerámicos.

La mayoría de los platos serbios se prepara sólo con agua, gracias al ayuno (post), una costumbre común de los serbios (ayuno invernal y veraniego, alimentación en los días de abstinencia de la semana) cuando la gente obedece a las reglas diferentes del ayuno: cuando se come pescado, comida preparada con aceite o sólo con agua. Creyentes ortodoxos, con respecto a la civilización occidental, no predican en gran medida del gozo en comer.  El gozo excesivo en comer fue considerado un gran pecado, principalmente porque está estrechamente relacionado con las cosas de este mundo, al mismo tiempo quitando la libertad amenazada. Sin embargo, preparación de la comida y comidas compartidas son un honor de regalos divinos, todos aquellos que hacen un esfuerzo especial para el bienestar de los demás, y la entrega desinteresada se considera como una escuela única de amor. El ayuno, como una opción propia en la ortodoxia, con la oración, nos ayuda a volver a Dios – a Dios que nos dio todo lo que nos rodea, aunque no podemos devolver el favor. La renuncia al uso de alimentos de origen animal hace una base del comportamiento en la alimentación, y con la renuncia a los malos pensamientos, representa una muestra de respeto y una forma sana del amor a Dios, que tiene una naturaleza asombrosa del poder absoluto sobre nosotros. (tomado de la edición “Osveštano vremenom” – “Esnaf” Srbija)

Aqui pueden ver el mapa gastronómico de Serbia.

Traducido para Serbios Unidos por Sanja Petrović

baner

Comentarios

SIN COMENTARIOS