Las potencias del eje invaden el reino de Yugoslavia

Esa mañana de Pascua de Resurrección, el 6 de abril de 1941, las potencias del eje compuestas por Alemania, Italia, Albania, Hungría, Bulgaria y Rumanía, atacaron a un solitario reino de los eslavos del sur, bombardearon durante varios días las ciudades compuestas con mayoría serbia. Dentro de estas se encontraba la capital Belgrado, Sarajevo, Split, Podgorica, Prijedor, Niš, Banja Luka, Novi Sad, Valjevo y más, dando el inicio a la “guerra de abril” o mejor llamada la invasión de Yugoslavia.

La invasión concluyó once días después de iniciada, cuando el 17 de abril el Ejército Real Yugoslavo se rindió incondicionalmente.​ La nación fue ocupada inmediatamente, desmembrada y de parte de su territorio surgieron nuevos países con gobiernos afines al Eje, como el Estado Independiente de Croacia Ustasha.

Estado Ustasha y ocupación de Serbia

La campaña se preparó a toda prisa después de que Hitler decidiese aplastar al país tras el golpe de Estado del 27 de marzo que parecía haber anulado la adhesión yugoslava al Pacto Tripartito dos días antes. Los intentos del nuevo Gobierno, supuestamente partidario de los aliados, de apaciguar al canciller alemán resultaron vanos y los preparativos del Eje para invadir el país continuaron. El ataque comenzó sin declaración previa de guerra, con un duro bombardeo de la capital yugoslava el 6 de abril, que causó varios miles de muertos, desbarató la fuerza aérea yugoslava y extendió el caos en las defensas del país.​ Las principales unidades invasoras partieron de Rumanía, Austria y Bulgaria y tuvieron como objetivo fundamental aislar a Yugoslavia de Grecia y de las unidades británicas allí destacadas y cercar Belgrado.

La victoria del Eje llegó pronto, tan solo once días después del comienzo de la campaña. La decisión del alto mando yugoslavo no ayudó a resistir el embate, ya que ordenó a su Ejército defender el país desde todas sus fronteras,​ algo difícil de lograr si se considera la mejor calidad de las fuerzas alemanas. Medio movilizado, mal pertrechado y superado en número, el Ejército yugoslavo fue derrotado por el enemigo a pesar de lograr alguna victoria local.​ La superioridad de la fuerza aérea y acorazada alemana y la movilidad de sus unidades consiguieron llevar a cabo la operación relámpago que Hitler había ordenado pocos días antes.​ Los alemanes vencieron a un enemigo que desplegó más de un millón de soldados y sufrieron escasísimas bajas en una campaña de doce días.

Los soldados serbios entregan sus armas.

El Gobierno yugoslavo se retiró a Bosnia, más tarde a Montenegro y el 16 de abril partió a Atenas donde ya se hallaba el soberano. Un día después los alemanes impusieron la rendición incondicional. Yugoslavia fue dividida entonces en varias zonas de ocupación y su territorio se repartió entre Alemania, Italia, Hungría, Bulgaria y el nuevo Estado croata.

Cuatro años después para la pascua de resurrección el año 1945. esta vez los aliados bombardearon Belgrado y luego nuevamente lo hicieron en 1999.

Comentarios