Los caballeros del cielo belgradense – El Sexto regimiento de caza

978

Anticipándose a la guerra, el Mando Supremo y el Gobierno yugoslavo declararon a Belgrado una “ciudad libre”. Pero, esto no impidió a Luftwaffe alemán a atacar nuestra capital y arruinarla. El Sexto Regimiento de caza y las unidades de defensa aérea defendieron a la ciudad de Belgrado.

6-lovacki-puk
Sexto regimiento de caza

En esta lucha desigual, entre el Goliat y David de aire, a pesar de la valentía de nuestros caballeros aéreos, ganó la potencia fascista. Los valientes pilotos del Sexto Regimiento de caza entraron en la historia, porque como águilas defendieron su capital de la invasión de la bandada negra de Hitler, de formaciones de flug-zeug. Son unos verdaderos caballeros del cielo belgradense, y su recuerdo sigue en vida, la tradición perdura hasta en la generaciones de caza-pilotos de hoy.

El Sexto regimiento de aviación de combate era una unidad de la fuerza aérea de élite dentro de la Primera brigada de aviación de combate – de la unidad de defensa aérea más poderosa. El regimiento tuvo un personal bien capacitado y los aviones más modernos. La localización pacífica estaba en el aeropuerto “Zemun”, donde también se hallaba la Sexta base aérea. Las pistas de aterrizaje guerrero se encontraban cerca de la ciudad. Zona del regimiento incluía parte del noreste del territorio estatal, donde había objetos significativos – grandes ciudades, centros industriales, nodos de comunicación y puentes sobre los ríos Sava, Tisa y Danubio.

Los corajudos pilotos del Sexto regimiento, según datos del libro del teniente coronel Kostić, derrotaron 42 aviones alemanes durante la defensa de Belgrado los días 6 y 7 de abril de 1941, sin embargo para 19 otros aviones no se puede confirmar con garantía el mismo destino. En el libro “Nuestro cielo de abril de 1941” de ingeniero Petar Bosnić menciona 47 aviones enemigos derrotados. El número exacto de aviones alemanes, derrotados sobre Belgrado en esos dos días, no se puede determinar, pero acorde con los datos existentes, ese número varía entre 42 y 48 aviones.

En esta lucha desigual en el aire murieron once de nuestros pilotos: diez del Sexto Regimiento y el capitán Živica Mitrović del grupo 31 del II Regimiento de Aviación. Fueron heridos nueve pilotos de los que seis difícil y tres levemente. En la guerra de abrilfueron matados 135 volantes yugoslavos y 600 no volantes. La Fuerza Aérea proporcionó una resistencia decidida y organizada, y se llevaron a cabo efectos recíprocos en los aeropuertos alemanes.

“¡Síganme! ¡Encienden y vuelan según patrullas!”

As entre los pilotos que en la guerra de 6 de abril derrotó tres Messerschmidt alemanes, Đorđe Stojanović, en una ocasión dijo: “Cada uno nace para algo, y nosotros nacimos para ser pilotos – tuvimos todo lo necesario – coraje, tenacidad, habilidad y éramos caballeros.”

Cerca de las 7 dela madrugada se dio el signo de “Peligro aéreo” porque se acercaban dos grandes formaciones de bombarderos alemanes a Belgrado, una desde el norte, por el río Tisa y otra por el Danubio. Corrimos hacia nuestros aviones, cuyos motores ya estaban preparados. El comandante Miloš Žunjić nos animó: “¡Síganme! ¡Encienden y vuelan según patrullas!”.

Despegué siguiendo al líder de la patrulla, comandante Miloš Žunjić. Tras cinco minutos en la altura de 3000 metros entre Batajnica y Pančevo, noté a los alemanes. No pude avisar al comandante porque mi radio no funcionaba. Aceleré la velocidad, lo adelanté y le di una señal con las alas.Comenzó la lucha con aviones de combate alemanes, que estaban detrás de bombarderos. En el aire estaba todo el grupo por patrullas, menos el comandante del grupo, el mayor Adum Romeo, que se quedó en la tierra…

De nuestra escuadra en el aire estaban las cuatro patrullas, 8 aviones, como el noveno avión fue dañado en el aterrizaje, el 5 de abril. El comandante Žunjić continuó en la misma dirección y atacó un bombardero Heinkel 111, e inmediatamente fue abierto a los ataques de aviones de combate de Me 109F y luchó con ellos, llegó a un incendio, por lo que el comandante saltó de avión. Colgado en el paracaídas fue asesinado por ametralladoras de pilotos de caza alemanes. Al darme cuenta de que estaba solo, me lancé a tres Ju-87 (Stuka). Primero ataqué una stuka en parte inferior derecha, que se disparó de inmediato hacia abajo, y luego la izquierda, que se vio afectada a corta distancia.

Luego me confronté con tres Me-109F, a uno de los cuales centré el fuego, balas brillantes marcaban aciertos y él apartó yéndose hacia la frontera con Rumanía. Me lo perseguí a la altura de unos 300-400 metros sobre el ferrocarril hacia Vršac, abriendo el fuego. Logró salvarse, porque nosotros no teníamos munición incendiaria – así que las balas no tenían el efecto deseado, y el Me-109F era más rápido de nuestro Me-109E alrededor de 50 km/h. Dejé de seguirlo porque me quedaba sin combustible y regresé al aeropuerto desde el Dunabio. Solo sin mi comandante. (Fragmento de texto del piloto Đorđe S. Stojanović)

Pilotos, defensores de la capital, fallecidos en la guerra de abril de 1941:

1. Miloš Žunjić, fallecido el 6 de abril cerca de Pančevo

2. Miho Klavora, fallecido el 7 de abril cerca de monasterio Krušedol

3. Vladimir Gorup, fallecido el 7 de abril

4. Karlo Štrbenk, fallecido el 6 de abril cerca de Glogonjski rit

5. Dobrica Novaković, fallecido el 6 de abril cerca de Belgrado

6. Branislav Todorović, fallecido el 7 de abril

7. Jovan Kapešić, fallecido el 7 de abril cerca de Beška

8 . Milivoje Bošković, fallecido el 7 de abril cerca de Kovilj

9. Dušan Borčić, fallecido el 6 de abril, cayó en la calle Sarajevska

10. Milutin Petrov, fallecido el 7 de abril cerca del lugar de unión de ríos Tisa y Danubio

11. Živica Mitrović, fallecido el 6 de abril cerca de Šid

Fuente: RTS

Traducido para Serbios Unidos por Sanja Bojic

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta