Momčilo Gavrić el soldado más joven de la Primera Guerra Mundial

2787

La Primera Guerra Mundial terminó hace casi un siglo, y aún hoy es poco conocido que el soldado más joven del mundo en que la guerra ha conocido fue un  niño de ocho años de Serbia llamado Momčilo Gavrić. La familia de Momčilo (madre, padre, abuela, tres hermanas y cuatro de sus hermanos ) fueron asesinados por los soldados austro- húngaros en 1914.

Momčilo_Gavrić_i_major_Stevan_Tucović
Momčilo Gavrić y su eterno amigo Stevan Tucović

En unos meses más se cumplirán 100 años desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial, pero aun en Serbia no existe ni una sola calle, colegio o regimiento con el nombre de Momčilo Gavrić.

dru-momcilo-gavric-mala

Nació en mayo de 1906 y en 1914 ya se convirtió en un guerrero. Participo en la batalla de Kolubara, en el calvario del cruce por Albania, fue herido en Kajmakcalan, participo en el rompimiento del frente de Tesalonica y fue desmovilizado con 20 años como el más joven sub sargento en el mundo.

Momčilo tampoco posee un monumento en su natal Trbusnica (cerca de Loznica), donde el destino le dio un giro de 180 grados cuando  la 42ª división croata del ejercito Austrohúngaro masacro a sus papas, a siete hermanos y hermanas, y a su abuela.

-La gran benefactora Lady Pejet lo llamaba el “caballero serbio”. Los griegos pusieron una placa dorada en la isla de Corfu, el presidente francés Meterán le dio una orden  en 1985, y el general Lepadrdie le dijo: “Lamento que usted no fue soldado francés, tendría ya su monumento en los Campos Elíseos – cuenta Branislav Gavrić, hijo del cabo más joven de los 33 ejércitos que participaron en la Primera Guerra Mundial.

Sobre la tragedia y los dotes de Momčilo Gavrić comenzó a hablarse tímidamente recién a comienzos de los años 80 del siglo pasado. Este héroe murió en 1993, pero sobre su sufrimiento después de la guerra aun hoy se calla.

HIJO DE LA DIVISION DE DRINA

Los “Drinci”  conservaron al pequeño Momčilo como “hijo de la división”. Uno de los soldados le coció el uniforme  y el gorro sajkaca a su medida. Los soldados le dieron un rifle recortado. En sus pies llevaba unos viejos zapatos serbios (opanci), ya que no pudieron encontrar botas tan pequeñas para sus pies. En los archivos del ejercito quedo escrito que el niño Momčilo que no quiso alejarse de los cañones y esconderse en las trincheras cuando el enemigo llenaba el cielo con las baterías y el fuego huracanado. . – No pudieron detener a mi  padre en la trinchera. Al final lo dejaron tirar la cuerda de los cañones – nos cuenta el hijo de Momčilo.

-Lo detuvieron sus antiguos enemigos, oficiales austriacos que luego de la guerra formaron parte del ejército real Yugoslavo. En la segunda guerra mundial, dos veces lo llevaron al campo de concentración los alemanes, incluso los mismos partisanos lo llevaron a fusilar. OZNA también lo llevo detenido cuando dijo que los albaneses no son nuestros hermanos, en el tiempo cuando Tito y Enver Hodza eran grandes amigos – cuenta Branislav Gavrić.

Su padre hasta su muerte no pudo soportar porque los serbios dos veces construyeron Yugoslavia con la gente que cometió los crímenes más horribles sobre el pueblo serbio. Denunciaba al rey Aleksandar y al primer ministro Pašić, y más aún al ex soldado austrohúngaro Josip Broz Tito.

Medallas de Momčilo Gavrić
Medallas de Momčilo Gavrić

-Toda su vida lo molesto la foto de los papas, hermanos y hermanas muertos en el patio donde posaban los soldados croatas de la “División del Diablo”, en la cual se encontraba el mismísimo Tito. En la más peor de las formas Momčilo supo que estos crimenes en Mačva no fueron cometidos por  los alemanes, sino que los soldados de Croacia z Bosnia, quienes hablaban el mismo idioma. Tuvo que callar sobre eso en ambas Yugoslavias, sobre todo en la Yugoslavia de Tito – explica el hijo de Momčilo.

Branislav Gavrić hijo de Momčilo
Branislav Gavrić hijo de Momčilo

Cuando escucho que las tropas austrohúngaras estaban matando a todo aquel que se les cruzaba en Mačva y Pocerina, el padre de Momčilo, Alimpije mando a su hijo de 8 años donde su hermano con el mensaje de que tomen sus cosas y se vayan de sus casas. Eso fue lo que le salvo la vida al pequeño. Cuando se acercó a su casa vio a su familia acribillada de la forma más animal. Por los caminos de las cabras se encamino en busca del ejército serbio. Cuando los encontró pidió hablar con el comandante de la VI división de la Artillería de Drina, el mayor  Stevan Tucović, hermano de Dimitrije Tucović, llevaron al niño delante del Mayor, con su ropa rota y todo ensangrentado y rasguñado por los arbustos de la montaña.

-Les conto lo que le paso a su familia, y les pidió que lo dejen vengarlos. Esa misma noche paso como observador de la artillería, en la aldea con Miloš Mišović mostrándole a él las posiciones del enemigo. Juntos tiraron las bombas y de esta forma vengaban a la familia del pequeño Momčilo. Desde ese momento Miloš y Momčilo no se separaron mas. – cuenta Branislav Gavrić.

Por su valentia en las batallas de Gučevo y en la batalla de Kolubara, el pequečo Momčilo fue elevado al rango de Cabo, el mas joven en el mundo. A comienzos de 1915 sobrevivió la epidemia que arraso con la población serbia. Fue el último en retirarse de las líneas de combate junto a sus compañeros del regimiento de  Drina soportando las batallas más pesadas, ya que la división tenía la tarea de proteger del fuego enemigo a las tropas serbias que se encontraban en retirada hacia Grecia y cruzaban por entremedio del cañón de Ibar. Junto a su compañero de batalla Miloš, el pequečo Momčilo cruzo a pie por sobre las nevadas montačas Albanesas.

-Siempre contaba como los albaneses desde sus escondites atacaban y asaltaban a los refugiados serbios, filas de calaveras vivientes. Miloš cuido a Momčilo, le daba el ultimo bocado, lo llevaba en sus brazos. Una vez el joven alto de Zlatibor estaba tan cansado que se sento en la nieve y le dijo a mi padre que continue caminando solo. Momčilo  lo abrazo y quedo junto a el, diciendole que no lo va a abandonar, que morira con el. Eso le dio la fuerza al delgado Miloš, quien se paro y siguio caminando – cuenta Branislav.

Cuando los  martires serbios llegaron a las costas griegas, no habia promesa de azuda aliada. Morian en las calles. Solamente luego de que el zar ruso amenazo que firmara la paz con los Alemanes si los aliados no le ayudan a los serbios, llegaron los barcos franceses.

Momčilo Gavrić nuevamente en el ejercito en 1928. godine Momčilo Gavrić en Corfu, 02.10.1983. rinde homenaje a los compañeros muertos
Momčilo Gavrić nuevamente en el ejercito en 1928. godine
Momčilo Gavrić en Corfu, 02.10.1983. rinde homenaje a los compañeros muertos

-En la isla de Corfu mi papa recibio su primer  su verdadero uniforme, con el cual fue a Kaimakchalan (Grecia). Su amigo de guerra, como civil de profesión profesor, en las pausas de las batallas le enseño a leer y escribir. Siguió estudiando en el hospital cuando ambos fueron heridos en batalla. Un día lo visito un hombre desconocido, le regalo un reloj y un cuchillo suizo. Ese hombre era Archibald Rais. – cuenta Gavrić.

– Luego de romper el frente de Tesalonica llegó caminando hasta Belgrado y siguió hasta Eslovenia, en donde desde las montañas Karavankas defendió a sus “hermanos” de los italianos. Cuando se devolvieron a Belgrado los “Drinci”, el coronel Tucović le entrego la última orden, que vaya a Inglaterra, para que vaya a estudiar. Fue el único estudiante con uniforme de  suboficial de doce años – nos cuenta su hijo Branislav.

Luego de tres años de enseñanza media en el colegio Henry Right, llego la orden de Pašić, que todos los niños serbios vuelvan a la patria, ya que son necesarios para el país al cual la guerra destruyo. Llegando a Belgrado los mismos gendarmes se encargaron a llevarlo a su natal Trbušnica en donde encontró a sus hermanos mayores, ex soldados como viven en la pobreza. En ese momento decidió partir por su camino.

-Trabajo en muchos oficios en Šabac y Belgrado hasta que en 1929 le llego el inesperado llamado para la movilización. Se presentó en el regimiento de Slavonska Požega y conto que estuvo cuatro años en combate, que estuvo herido y que lleva el nombre en el monumento albanes. Un oficial croata le grito y le pidió que escriba y firme que está mintiendo. Mi padre no quiso hacer eso por lo que paso dos meses y medio en la prisión militar. Los oficiales austriacos que llevaban el nuevo ejército yugoslavo, cada vez que podían se vengaban de sus victoriosos compañeros serbios. – cuenta Branislav.

Después del servicio militar Momčilo volvió a Belgrado, termino de estudiar el oficio gráfico y de manejo. Se casó con Kosara con quien trabajo en la fábrica de cartón “Vapa”

-Nuevamente fue movilizado en 1941 antes de que Yugoslavia entrara en guerra en el regimiento de la artillería del ejército del reino yugoslavo en Kolašin. Con repudio recordaba a ese ejército que se desarmaba delante de sus ojos. El peor sentimiento era ver como se robaban y destruían los cañones. Con pena recordaba como los “Drinci” cuidaban y vigilaban sus armas. Su división fue detenida por los alemanes rodeándolos con alambres de púas, pero a pesar de esta barrera el logro escapar.- nos cuenta su hijo.

Logro volver a Belgrado donde sus amigos lograron incorporarlo a la fábrica “Vapa”, en donde fue asistente de un judío al cual los nazis no tocaron hasta 1943 ya que les era necesario como especialista.

-Entonces los llevaron detenidos a ambos. A mi padre lo llevaron al campo de concentración en Banjca, donde fue puesto en libertad después de algunos meses. Existen suposiciones de que fue salvado por Drago Jovanović, el desacreditado jefe de la policía. El mostro el dosier de Momčilo a los alemanes y estos lo dejaron en libertad por su condición de soldado veterano. Mi papa recibió con alegría la liberación en 1944 pero eso prontamente lo disgusto. Alguien lo acusó de colaborador nazi y fue detenido y luego elegido para ser fusilado. A su suerte paso un conocido suyo quien lo reconoció y entrego los detalles de su inocencia, y eso lo salvo de la muerte – cuenta Branislav.

Momčilo Gavrić con su esposa Kosara e hijos
Momčilo Gavrić con su esposa Kosara e hijos

-Eso no fue el final del sufrimiento de Momčilo, a pesar de que ensimismo y pocas veces hablaba con la gente, los “Activistas del Frente Nacional” fueron a su casa en 1947 pidiendo donación monetaria para el pueblo “hermano en Albania”. Mi padre no pudo pasar sobre eso y les dijo: “No le daré nada a los Arbaneses. Sentí muy bien esa hermandad suya en 1915 cuando nos mataban”. Por eso fue sentenciado a un año y medio de cárcel. Cuando volvió, durante mucho tiempo no hablo. Se comunicaba solamente con movimiento de sus manos y la mímica. Pensamos que se quedó mudo. Más tarde comenzó a hablar, pero hasta su muerte nunca nos contó en que cárcel estovo ni que fue lo que le hicieron – recuerda el hijo de Momčilo, Branislav Gavrić.

Momčilo Gavrić el cabo mas joven del mundo, murió en Belgrado en 1993 a la edad de 87 años.

Traducido por Serbios Unidos  

Comentarios

SIN COMENTARIOS