Niš, cuna de Constantino

339

¿Aún sueñas con ser emperador de Roma? ¿O al menos de tu casa?

Entonces no puedes dejas de visitar Nis, la cuna del gran Constanino que llegaría a ser emperador Romano y fundar Constantinopla. Nis es la tercera ciudad más grande de Serbia, tras Belgrado y Novi Sad. Se encuentra en el sur de Serbia y la riqueza histórica de esta parte del mundo no me va a dejar de sorprender nunca. Creo que, al igual que a otros países, en muchas ocasiones a Serbia le falta saber vender todas sus maravillas.

De Nis destaca su fortaleza que como no puede ser de otra manera se sitúa en un alto para controlar toda la ciudad. No es una de las más espectaculares de Serbia, pero el encontrarse en un entorno urbano hace que tenga un buen número de visitantes. Además durante nuestra visita se celebraba el festival de jazz Nisville. Y es que en Serbia parece que ya es tradición que los festivales musicales se lleven a cabo en las fortalezas, como el EXIT, que se celebra en Novi Sad.

Nis Ville Festival
Nisville Jazz Festival

A pesar de sus 260.000 habitantes, uno acaba con la sensación de que todos ellos se conocen. El centro cuenta con unas pocas calles peatonales, llenas de terrazas y bares como no puede ser de otra manera en Serbia. Más allá de las murallas se extiende una ciudad que aparte de la fortaleza cuenta con varios atractivos más.

Torre de Calaveras

Desde lo alto de la misma, se puede divisar el campo de concentración “12 de febrero”. Es uno de los  pocos campos que queda en Europa y habla bien a las claras de lo lejos que llego el terror Nazi.

Si salimos por la puerta principal de la Tvrdava, que este es su nombre en serbio, veremos un monumento dedicado a Constantino y un poco más lejos la estatua a los Liberadores de Nis. Los Balcanes han sido el lugar de cientos de batalla y Nis no podía ser menos.
Tras una de esas grandes batallas, el vencedor decidió erigir una horrible torre que sembrará el terror entre los habitantes. Para ello construyo la Torres de las Calaveras, un monumento único en su especie. Los turcos utilizaron las cabezas de los derrotados soldados serbios para inocular el miedo a los ciudadanos locales. De las 952 calaveras originales solo quedan 58, pero en lugar de convertirse en un símbolo de miedo, los serbios lo tomaron como un canto a la valentía de sus mártires.

Como parte final de tu tiempo en Nis, visita Mediana. Este lugar arqueológico fue construido en tiempos del Emperador Constantino se encuentra a unos 4 kilómetros de la ciudad y fue residencia temporal de hasta 6 emperadores romanos.

¿Te han entrado ganas de visitar Nis? Coméntanos por qué.

Comentarios

SIN COMENTARIOS