Nuevos hechos sobre la Gran Guerra

396

srpska-vojska-prvi-svetski-rat_520x320La teoría de que en las frágiles relaciones internacionales del año de 1914 fue el atentado de Sarajevo la gota que colmó el vaso, y que fue ello lo que provocó el inicio de la conflagración que cobró 15 millones de vidas, podría prontamente cambiarse del todo. De los archivos de Serbia se ha publicado nuevamente la carta que prueba que planes para iniciar la I Guerra Mundial existían 13 meses antes del atentado. Ampliamos en texto de Mirjana Nikolic.

Al encuentro del centenario del inicio de la I Guerra Mundial, cada vez son más frecuentes los intentos de revisión de la historia, a fin de achacar a Serbia y Rusia toda la responsabilidad del estallido de la Gran Guerra. Es sabido que en el Día de San Vito del 28 de junio de 1914, la organización “Bosnia joven”, más exactamente, su miembro Gavrilo Princip, asesinó al heredero al trono austrohúngaro Francisco Fernando. La llegada del archiduque a Sarajevo al día de la gran fiesta serbia del Día de San Vito, debió ser una gran ofensa a los serbios, y Austria-Hungría deseaba mostrar de esa manera a Serbia y a todo el mundo que Bosnia era parte suya y que así permanecería. El objetivo de “Bosnia joven” era la unificación con Serbia y Montenegro, y ese atentado se ha interpretado en la historia serbia como un acto de lucha por la libertad.

carta primera guerra mundialLos historiadores recuerdan que hasta ahora se ha callado la carta del entonces gobernador de Bosnia y Herzegovina, Oskar Pocorek, al ministro de la monarquía austro-húngara, Bilinski, del 28 de mayo de 1913, la cual prueba que los planes para la I Guerra Mundial existían más de un año antes del atentado de Sarajevo. El documento, publicado por primera vez en el año de 1928, no se ha usado hasta ahora en trabajos científicos, ya que no se amoldaba al estereotipo de la historia referente al inicio de la guerra. A principios del año lo presentó en Andrićgrad el director del Archivo de Serbia, Miroslav Perisic. Él explicó que la carta revela no sólo las intenciones de los círculos de guerra de Viena de iniciar la conflagración, sino también las posturas respecto a los serbios, los croatas y los musulmanes, así como la política de Viena hacia los partidarios de la idea de la unificación de los eslovenos del sur. “La carta concluye con las palabras de que no se puede permitir que se produzca el acercamiento de Zagreb y Belgrado, y que Zagreb tiene que ser el contrapeso a Belgrado”, indicó Perisic.

Los planes para la guerra explican hasta cierto punto el ultimátum que se dirigió a Serbia un mes después del atentado. De los sucesos posteriores, los conocedores de este período sostienen que la guerra habría estallado incluso si Serbia hubiese accedido a todo lo que de ella se exigía.

primera guerra mundial

El miembro del Comité del Instituto de Andric para la celebración del aniversario de la I Guerra Mundial, Miroslav Jovanovic, dice que el atentado de Sarajevo no fue crucial, sino únicamente el motivo para el estallido de la primera gran conflagración mundial. Austria-Hungría responsabilizó a Serbia y a Rusia del inicio de la I Guerra Mundial, lo cual más tarde fue apoyado por numerosos historiadores de renombre.

El afamado director de cine y autor intelectual de “Kamengrad”, Emir Kusturica, dijo que la publicación de esta carta en “Los cuadernos históricos” (“Istorijske sveske”) del Instituto de Andric, debería rectificar la interpretación histórica y mediática sobre el inicio de la guerra. “Del atentado de Sarajevo se ha abusado para la persecución del pueblo serbio y para iniciar la Gran Guerra”, dijo Kusturica. Él dice que Gavrilo Princip dio muerte al ocupador Francisco Fernando, “racista y antisemita, en la tierra de Gavrilo Princip, , en el umbral de su casa, y no en Viena o en algún palacio de recreo de Fernando”. La publicación del documento sobre los planes de Austria-Hungría, es el inicio de los empeños del Instituto de Andric por dar a conocer a la opinión pública los documentos que desvíen la atención de la propaganda, pero también del olvido organizado.

Comentarios

SIN COMENTARIOS