¿Qué pasó en Sarajevo después del atentado de 1914?

2188

atentat_u_sarajevuMOSCÚ– Antes y después del atentado de Sarajevo, del 28 de junio de 1914, en Viena se emprendió una propaganda de medios sin precedentes contra Serbia, mientras que en Bosnia y Herzegovina empezó la terrible persecución de los serbios.

Ellos fueron expuestos a los ataques de las poblaciones croatas y musulmanas, testifican informes de medios de comunicación de la época.

Mientras que en Viena afirmaban que detrás de todo estaba Serbia y que tenía ayuda de Rusia, en Sarajevo y a lo largo de Bosnia y Herzegovina comenzó el linchamiento de serbios.

“En las calles de Sarajevo apareció un grupo de jóvenes y estudiantes  croata que iban por la ciudad gritando: ´¡Qué vivan los Habsburgos!´. Poco a poco, el grupo iba aumentando. Se pudo escuchar: ´¡Abajo los serbios!´. Una muchedumbre de musulmanes se les unieron, seducidos por la pasividad de los funcionarios encargados de mantener paz. Ninguno de los delincuentes fue detenido.

Las primeras víctimas del pogromo fueron las tiendas serbias. Todo el barrio fue destruido. Después de la destrucción, la multitud intoxicada empezó a atacar los edificios públicos y casas de serbios en las que no esperaba gran resistencia. Al final, no quedó ni una sola casa serbia.

Por todas las calles se arrastraban restos de paredes de las tiendas  destruidas, mueble roto y otras evidencias de violencia. El linchamiento duró hasta la tarde, cuando se proclamó estado de emergencia”, decían informes periodísticos desde el lugar de acontecimientos.

“Los que no sabían qué sucedió aquí ayer”, escribe el corresponsal de la revista vienesa ´Noje fraj prese´ un día tras el atentado, “pensarían que hubo un terremoto”.

Elementos “loyales” en Bosnia y Herzegovina – una parte de croatas y musulmanes, no muy amistosos hacia los serbios, querían mostrar su lealtad por las autoridades. Ellos estaban dispuestos renunciar todos sus derechos si eso significaba dar la posibilidad a las autoridades (austrohúngaras) a arrestar los representantes serbios del parlamento.

El corresponsal de “Ruske vedomosti” informaba desde Viena: “Grandes medidas de demostraciones anti-serbias obligan a la prensa benevolente a resaltar el peligro de propaganda guiada por órganos chauvinista. Éstos acusan a Serbia para todo, involucrando Rusia también… El tercer día después del atentado, un grupo de menores tuvo bajo asedio la embajada y proclamaba ´¡Abajo Serbia!´. A veces se escuchaba: ¡Abajo Rusia!. Se quemaban banderas de Serbia…”

Periódicos austriacos de la época dirigían una propaganda activa. El objetivo fue demostrar que detrás del atentado de Francisco Fernando se encontraban los políticos serbios con poder. La campaña fue tan eficaz que produjo un linchamiento de serbios nunca visto antes y unas protestas enormes frente la Embajada de Serbia en Viena.

Si alguien llegó a dudar el hecho de que Serbia de veras decidió jugar ese juego peligroso contra el país mucho más fuerte, Austria, inmediatamente se les explicaba que Serbia era “solamente un exponente de Rusia”.

Sobre las manipulaciones de la propaganda austro-húngara de la época vastamente se escribió en la prensa rusa, dice Voz de Rusia y recuerda que durante la propaganda se iba tan lejos que incluso antes del atentado se inventaban supuestos ataques y provocaciones de Serbia.

El periódico “Ruske vedomosti” del 21 de junio de 1914 informa: “Cuando el 20 de mayo se supo que la Embajada de Austria de Belgrado fue minada, muchos creyeron la noticia. Se extendió el susto de ´¡Esto significa guerra! No queda otra.´”

Así comenzó el primer pogromo de serbios en el siglo XX.

SRNA

Fuente – Nezavisne novine

Voz de Rusia

Traducido para Serbios Unidos  por Sanja Bojic

Comentarios

SIN COMENTARIOS