Serbia en la Gran Guerra

273

A 100 años del armisticio celebramos el honor y la gloria de nuestros abuelos quienes dejaron su juventud en una de las guerras mas cruentas que vio el ojo humano. Durante la Gran Guerra murió el 28% de la población serbia, pero a pesar de las grandes bajas supieron sobreponerse y ganar las batallas decisivas, dejando impresionados a sus aliados con su valentía.

Serbia durante la Primera Guerra Mundial tuvo un papel destacado, principalmente en el desencadenamiento y en la conclusión de la contienda. La crisis inicial austro-serbia del verano de 1914  e transformó en una guerra que abarcó todo el continente a consecuencia de las alianzas entre los países europeos. Pese a vencer en los primeros combates al Ejército austrohúngaro, los serbios tuvieron luego que abandonar su país y retirarse a través de Albania, acosados por las divisiones austro-alemanas que lo invadieron desde el norte y el oeste, y las búlgaras que lo hicieron desde el este. Amparados por los Aliados, continuaron la lucha contra los Imperios centrales, a diferencia de sus estrechos coligados, los montenegrinos.

Los restos del Ejército serbio, remozado, fueron enviados al frente macedonio, en el que consiguieron recobrar algunos territorios del sur de la Macedonia serbia; el resto del país, sin embargo, quedó ocupado por los austrohúgnaros o anexionado a Bulgaria. Tras dos años más de una guerra de desgaste, el Ejército de Oriente, compuesto en gran parte por unidades serbias, quebró las líneas enemigas y liberó el reino en pocas semanas en el otoño de 1918. Representantes políticos de los eslavos meridionales del Imperio austrohúngaro, por entonces en disgregación, proclamaron la independencia y poco después, el 1 de diciembre, se unieron a los reinos de Serbia y Montenegro para formar el nuevo Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos.

 

SIN COMENTARIOS