Serbia pedira a Francia la extradicion del exprimer ministro kosovar

371

El ex jefe de Gobierno de Kósovo, Ramush Haradinaj, sigue detenido en Francia por una orden de búsqueda y captura emitida por Serbia por presuntos crímenes de guerra.

El antiguo líder guerrillero fue detenido el míercoles por la policía francesa en el aeropuerto de Basilea-Mulhouse, en el lado francés la triple frontera entre Suiza, Francia y Alemania.

El primer ministro serbio Aleksandar Vucic lo celebra: “Tenga por seguro que pediremos la extradición. Lo tenemos implicado en tantos hechos criminales, que son incontables; desde Glodjane hasta el lago Radonjic, nadie tiene derecho a socavar las decisiones de una investigación judicial independiente”.

En Prístina, capital de Kósovo, el gobierno ha mostrado su indignación apelando a lo justa de la lucha contra la Yugoslavia de Milosevic.
Al frente de la protesta, el presidente de Kósovo, el también exguerrillero Hashim Thaci: “Esta detención es inaceptable, totalmente injustificable, el Ejército de Liberación de Kosovo libró una guerra por la libertad y la independencia de Kosovo, libró una guerra contra los hechos genocidas del exlíder serbio Slobodan Milosevic”.

Haradinaj es reclamado por la Justicia serbia desde 2004 por la sospecha de que cometió crímenes de guerra contra civiles serbios durante el conflicto de Kosovo que enfrentó a la entonces guerrilla separatista del Ejército de Liberación de Kosovo y las fuerzas serbias.

Haradinaj, de 48 años, fue primer ministro entre diciembre de 2004 y marzo de 2005, cuando abandonó el cargo para responder a las acusaciones de crímenes de guerra ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, en La Haya.

En dos ocasiones fue absuelto, en 2008 y 2012, por la corte internacional.
En Kosovo fue recibido en ambas ocasiones como un héroe, mientras que su absolución fue considerada “injusta” en Serbia, que emitió una orden de captura internacional contra él en 2004.

En virtud de la misma, el ex primer ministro, una de las figuras políticas más influyentes de Kosovo, fue detenido el 17 de junio de 2015 en Liubliana, pero liberado dos días después.

Serbia no reconoce la independencia que Kosovo, su antigua provincia poblada por una gran mayoría de albaneses étnicos, proclamó en 2008, pero las dos partes llevan a cabo un diálogo amparado por la Unión Europea para normalizar sus relaciones.

Comentarios

SIN COMENTARIOS