Serbia un país para los amantes de la naturaleza

457

Alejado del turismo de masas y ubicado en el corazón de los la Península Balcánica, con sus misteriosos monasterios y excepcionales paisajes naturales, son algunos de los más llamativos tesoros de este extraordinario país, cuya popularidad entre los visitantes extranjeros parece haberse incrementado considerablemente en los últimos años. Serbia dispone de un patrimonio histórico y arquitectónico muy rico, así como de una gastronomía de calidad y unas tradiciones populares centenarias, transmitidas de padres a hijos. El ambiente bohemio que poseen las ciudades de Belgrado, Nis y Novi Sad harán las delicias de todo viajero.

Serbia es un destino turístico que combina un amplio patrimonio cultural con una deliciosa y amigable atmosfera festiva.

Las calles de su capital, Belgrado, albergan cada año algunos de los festivales de música gitana más populares del planeta, revelándose como una ciudad ideal para disfrutar de una pequeña o mediana escapada de fin de semana a orillas del Danubio.

Realizar un crucero a lo largo del Danubio te permitirá descubrir las principales atracciones del país en un solo viaje. Con los Alpes al oeste, los Balcanes al sur y los Cárpatos al norte, los amantes de los deportes de invierno encontrarán en Serbia un destino ideal para disfrutar de la nieve. De igual manera, los aficionados a la escalada y el rafting encontrarán en el famoso Parque Natural de Tara, en la zona oeste del país, un excelente lugar en el que descargar adrenalina. Por otro lado, los conocidos festivales de música que acoge el país balcánico son otro de los principales atractivos entre los miles de turistas que recibe cada año. Buena parte de ellos gozan de un gran reconocimiento internacional. Cada ciudad cuenta con su género más destacado, siendo Belgrado la ciudad fetiche para los adictos a la música Rock y Novi Sad la capital del sonido electro-pop serbio. Por su parte, las ciudades de Nis y Guca destacan por sus conocidos festivales de jazz y música tradicional.

Gucha Trumpet Festival

Bordeada por musulmanes, católicos y ortodoxos, Serbia goza de una herencia multicultural que se encuentra reflejada tanto en la arquitectura de sus urbes como en su rica y variada gastronomía. Castillos y monasterios ortodoxos se suceden a lo largo de las principales rutas turísticas del país, gozando muchos de ellos del calificativo de patrimonio mundial de la Humanidad por la Unesco. Si tienes la oportunidad, no dudes en bañarte en las playas del lago Ada Ciganjila en Belgrado y en adéntrate en los numerosos parques nacionales, cañones, bosques y reservas de la biosfera protegidas por Unesco.

Ada Ciganlija

Uno de los motivos más importantes para visitar Serbia, y más concretamente Belgrado, son las azuladas aguas del río más grande y caudaloso de Europa que atraviesan y decoran los la antigua capital yugoslava. Los paisajes ofrecidos por el mítico Danubio son espectaculares. Sus gargantas se extienden a lo largo de 135 kilómetros, ejerciendo de frontera natural entre cordillera de los Cárpatos y los Balcanes, dejando a su paso increíbles acantilados de hasta 600 metros de altura, y una anchura bastante irregular que varía entre los 150 y los dos kilómetros.

En Belgrado, el templo de San Sava y la réplica de Santa Sofía, son los dos lugares más emblemáticos de la capital. Para empaparte de la verdadera esencia de la ciudad, la mejor opción es dar una vuelta por la calle peatonal Knez Mihailova (príncipe Michel) y la calle Skadarlija, el barrio bohemio, popularmente conocido como el Montmartre de Belgrado; y el barrio Zemun, aque en su día formo parte del imperio austro-húngaro).

Información turística

Es aconsejable evitar hablar de política, sobre todo de la Guerra de los Balcanes (los habitantes del país sufrieron los bombardeos de la OTAN durante más de dos meses) y del ex dictador Slobodan Milosevic. El mejor lugar para cambiar tu dinero es la ciudad de Belgrado, ya que podrás encontrar numerosos establecimientos en los que no te cobrarán comisión por ello. En cuanto a los medios de transporte, no dudes en tomar un taxi si vas a desplazarte por la capital, ya que el precio es bastante asequible en comparación con el de muchas ciudades españolas. Los autobuses son mucho más baratos pero casi siempre están abarrotados, siendo uno de los lugares de acción predilectos de los carteristas. Si te decantas por coger el tranvía, el medio de transporte más tradicional de la capital, podrás disfrutar de unas bonitas vistas sobre toda la ciudad al mismo tiempo que te desplazas de un punto a otro. No obstante, a la hora de moverse por el centro de Belgrado, la mejor opción es caminar, ya que las distancias son relativamente cortas y no hay problemas de seguridad.

Barrio bohemio de Skadarlija
A menos que tu escapada sea por un viaje de negocios, la zona nueva de Belgrado no presenta ningún interés turístico para los visitantes. Su arquitectura, inspirada en los diseños de Corbusier y construida bajo el régimen de Tito, es poco atrayente. Para desplazarte desde el aeropuerto al centro de la ciudad, tendrás que pagar 1.500 dinares, lo que equivale a unos 15 euros. No es conveniente parar un taxi al azar en mitad de la calle, ya que muchos de ellos no son oficiales. La mejor opción es sacar un billete en el aeropuerto o solicitar un taxi directamente en el hotel.

Los pros

  • +Un destino auténtico, lejos del turismo de masas.
  • +El ambiente bohemio y mestizo de Belgrado, una capital exhuberante.
  • +Un patrimonio histórico y arquitectónico muy rico.
  • +La calidad de la gastronomía.

Los contras

  • -La falta de seguridad en la frontera con Kosovo.
  • -El precio del alojamiento resulta alto en Belgrado.
  • -El mal estado de las carreteras.

Tradiciones

Serbia complacerá a los amantes de la música gitana y las danzas folclóricas, ya que se trata de un país que ofrece un número impresionante de festivales de música tradicional y encuentros folclóricos. Se puede decir que Serbia vive al ritmo de la música. Los festivales más importantes son: Exit, evento multutudinario de género Pop celebrado cada año en la fortaleza de Petrovaradin, en Novi Sad; el Gucha Tumpet Festivas, cuya banda sonora  recuerda a la de las películas de Emir Kusturica; o el Nisville Jazz Festival en Nis.

Exit Festival

En cuanto a la artesanía, los objetos de madera, sobre todo los iconos, y la cerámica adquieren especial protagonismo. Conocida como la Barcelona del Este por su ajetreada vida nocturna, Belgrado acoge cada año a numerosos grupos folclóricos y no únicamente en el barrio bohemio. No dudes en comportarte como un ciudadano más y disfruta de las alegres melodías gitanas mientras saboreas una cerveza dando un paseo en barco por el Danubio. Los amantes del jugo de lúpulo y malta encontrarán en Belgrado un excelente destino para la degustación de su bebida favorita, especialmente durante la celebración de su popular festival de la cerveza, considerado como uno de los más grandes y populares de Europa.

 

Cocina

Serbia siempre ha tenido fama de ser un país con una gastronomía legendaria, que combina las influencias mediterráneas con las de Europa central. Sus comidas son tradicionalmente copiosas, festivas y amenizadas con música. 
Es costumbre ofrecer al visitante slatko (frutas en conserva con azúcar) a modo de bienvenida. Como aperitivo se sirve una mousse de Kajmak (queso de oveja), que se degusta con un pedazo de proja (pan pequeño a base de harina de maíz), todo acompañado de un vaso de Rakija (aguardiente de ciruela, especialidad en la Serbia del interior), o de dunjevaca (aguardiente de membrillo, especialidad de la región autónoma de Voivodina). En cualquier lado se pueden consumir las especialidades preparadas en brochetas: de cochinillo (prasetina), cordero (janjetina) o de carnero (ovcetina). El cevapcici se prepara a base de pequeños rollos de carne de ternera cocinados a la parrilla y servidos con cebolla. Las brochetas de kefta, típicas de la cocina turca (serbia estuvo mucho tiempo bajo el dominio del imperio otomano), así como otros platos típicos de la gastronomía otomana como la ensalada de feta, tomate y pepino; o la chorba (sopa local), gozan también de una gran popularidad entre los habitantes del país. Las cervezas locales más populares son la Lav (leones) y Yelen (ciervo). En el apartado de postres, el zito, dulce elaborado a base de trigo, nuez, nuez moscada, azúcar y vainilla, regado una gota de ron, hará las delicias de los turistas más golosos.

Souvenirs y artesanías

Tapices tejidos en Pirot

El artesanado local está formado por tapices tejidos cuya composición, originalidad y armonía de sus colores hacen que parezcan auténticas obras de arte.
Se fabrican en su gran mayoría en la región de Pirot y en el este de Serbia. Aquí, podemos encontrar asimismo, bonitos artículos de cerámica rústica, decorados con colores, así como juguetes para niños realizados a base de arcilla. El arte de decorar los recipientes es una especialidad local, propia sobre todo de la región de Vojvodina. Los comercios están abiertos de 06:00 a 21:00 de lunes a sábado y de 08:00 a 14:00 el domingo.

Fuente: easyviajar.com

Comentarios

SIN COMENTARIOS