Serbio decide vivir en una casa-árbol con un jabalí, gatos y pollos

303

Ya no son cosa de niños. Ahora algunos las construyen como la única opción de vivienda en su extrema pobreza y otros las hacen sinónimo de placer para algunos turistas que pueden darse el lujo. Aquí una muestra de estos contrastes de vivir entre las ramas.

TLMD-serbia-casa-arbol-EFE-635950240041277234w

En la cima de un árbol y retando las leyes de la física se posa la vivienda de un humilde hombre que la exhibe con orgullo.TLMD-serbia-casa-arbol-EFE-635950238666293234w

El es Panta Perovic, de 65 años, quien vive feliz en su casa-árbol localizada a las afueras de la ciudad de Pirot, en Serbia.TLMD-serbia-casa-arbol-EFE-635950239383269234w

Hasta la década de los 90, Perovic trabajó en Francia como mecánico de buques de carga, pero decidió regresar a Serbia después de haber pasado 18 años en el extranjero..

TLMD-serbia-casa-arbol-EFE-635950239336157234w

Durante los 90 Serbia se encontraba inmersa en pleno conflicto de los Balcanes y Perovic tuvo muchas dificultades para adaptarse.

TLMD-serbia-casa-arbol-EFE--635950238029813234w

Decidió entonces dejar su casa familiar y trasladarse a las afueras de la ciudad, donde empezó a construir su casa-árbol.TLMD-serbia-casa-arbol-EFE-635950238694373234w

Su casa, construida a 8 metros de altura, se encuentra un poco aislada por lo que Perovic siente a veces el peso de la soledad, la cual mitiga con la compañía de gatos, cabras, pollos y hasta un jabali salvaje.

 

 

Comentarios

SIN COMENTARIOS