Turismo rural en Kosjelic

304

“Desde tempranas horas de la mañana estamos al aire libre respirando a todo pulmón el aire fresco, paseamos por los campos en flor, recogemos frutos del bosque, escuchamos el gorjeo de los pájaros y el murmurar de los riachuelos, hasta la puesta del sol cuando la aldea se sumerge en un extraño silencio”, ha escrito en el libro de impresiones un jurista de Belgrado, quien, junto con su familia, pasó unas inolvidables vacaciones en la región de Kosjeric.

Centenares de visitantes de Serbia y del exterior, elogian la oferta de los anfitriones de Seča Reka, Skakakvci, Mionica, Varda… los que son muy cordiales y tratan a los turistas como si fueran miembros de su familia. Aquí se ha conservado la linda costumbre de ofrecer al turista para la bienvenida agua fresca de manantial y el dulce doméstico llamado “slatko”, y para la despedida un bote de queso o de nata, especialidades de la cocina serbia por las que los extranjeros recuerdan a Serbia. En esta región hay gente que aún guarda las páginas de los diarios de 1985, cuando un grupo de periodistas de 20 países del mundo visitó las aldeas de Kosjeric que abrieron las puertas al turismo.

Los amantes de la naturaleza de los medios urbanos dicen que los ha cautivado la belleza del entorno, las laderas onduladas de los montes y montañas, los llanos y los pastizales que se extienden hacia el horizonte hasta donde alcanza la vista, los numerosos saltos y manantiales. Las aldeas han retenido la manera tradicional de vida, y está en plan conservar las costumbres en las villas turísticas que se planea construir. Precisamente en Divcibare se va a edificar una aldea como ésta. Para un descanso activo, los anfitriones ofrecen una variado contenido, como caminatas, excursiones, pesca, recolecta de hierbas medicinales y zetas, faenas de campo. Muchas mujeres de los medios urbanos han aprendido durante su estadía en la aldea a tejer y bordar. Se organizan talleres de alfarería, ya que en la mayoría de las casas la comida se prepara según las recetas viejas en cazuelas de barro.

En el municipio de Kosjeric hay 20 hospedajes categorizados con un centenar de camas. En la organización turística local dicen que la principal característica de esta región es la combinación etno-ecológica. Además de la bella naturaleza, que brinda oportunidades para el desarrollo del turismo deportivo y de recreación, e incluso para el wellness, y del cultivo de la tradición y de las costumbres, la preservación de un medio ambiente y los alimentos sanos, a juzgar por todo, será siempre la particularidad principal de la región de Kosjeric. Los anfitriones dicen que la llave del éxito no es imitar la vida campestre, sino vivir en la aldea y de la aldea. Los lugareños cultivan en sus fincas frutas y verduras sin compuestos químicos, en un ambiente de aire puro y no contaminado, por eso cada año aumenta el número de turistas, especialmente del exterior, los que disfrutan de los alimentos que tienen y olor y sabor.

Comentarios

SIN COMENTARIOS