Turismo vampírico: Serbia promociona su propio Conde Drácula

694

La ciudad de Valjevo, a unos 70 kilómetros al sur de Belgrado está empeñada en sacarle el título de “capital de vampiros” a sus colegas de Transilvania, Hungría Rumanía.

Para ello ha sacado del cajón de los infames de la familia a Sava Savanovic, un molinero que aterrorizaba a la población serbia con sus actividades “vampirescas” en el siglo XVII. Ahora parece que no es tan malo tener a un personaje impresentable en la historia del pueblo: siempre se lo puede reciclar en “atractivo turístico”.

En la Feria de Turismo de la ciudad hicieron presentación de este personaje devenido en imán de turistas. Y lo hicieron a lo grande: con un Sava de carne y hueso que se paseaba por la feria con una sonrisa benevolente (si en el fondo, él era bueno) y un par de colmillos falsos.

Las autoridades de la ciudad han preparado unos programas de visitas que lo tienen como principal personaje: “city tour con Sava“, “Visita a la fábrica de cerveza local con Sava” (una variedad propia), “Recorrido-aventura en jeep con Sava” y hasta un “Fin de semana spa con Sava“.

El tema del nuevo Drácula serbio trae cola. Bajina Basta, un pueblo cercano, reclama su paternidad ya que dice que pertenece a su patrimonio histórico. El obispo de Valjevo está de un humor de perros porque eligieron a un “ser extraño” como mascota de sus fieles.

Pero mientras haya quien deje sus euros/dinares en el pueblo, está todo bien.

Todo ésto en una tierra, Serbia, donde tener un vampiro en casa parece ser deseable. Un país que se ufana de ser la cuna del único y verdadero vampiro que ha podido ser documentado: Petar Blagojevic ( ver Serbian vampires, en serbio y en Wikipedia, en inglés).

Este pastor, pasó su vida tranquilamente en Kisijevo a 100 kilómetros al este de Belgrado, hasta que después de su muerte, en 1725, volvió hecho vampiro para vaciar de sangre a 9 vecinos en 7 días. Y tal revuelo se armó, que los habitantes pidieron al cura del pueblo que autorizara la exhumación de los restos de don Blagojevic. Y fue allí cuando encontraron su cuerpo incorrupto convertido en vampiro y con sangre aún en su boca.

¡Jolín!

La oficina de turismo de Valjevo decidió desenterrar la historieta de su vampiro, antes que sus colegas de Kisijevo le ganaran de mano.

Nota: Quisimos sacarle una foto al tal Sava Savanovic para ilustrar este post, pero parece que tiene algún problemita de sensibilidad. De hecho, le sacamos 5 fotos… y no aparece en ninguna.

Link original aquí

Comentarios

SIN COMENTARIOS