La carne a la brasa es algo que disfruta un gran número de personas. Tiene un gusto y sabor especial y esta forma de preparación está entretejida en la tradición de la cocina serbia. Estando en el limite entre el oriente y el occidente, Serbia se caracteriza por tener un sinfin de recetas con sabores y especias locales, creando así una especialidad serbia única.