Conversando con la abuela Milena, la abuela Divna y el pequeño Pablo en las praderas de Grabovica en Gornji Milanovac. Gente cálida y de esfuerzo que me abrieron la puerta de su casa para conversar sobre la región, sus vidas y otras cosas más. En el momento y lugar correctos. Muchas gracias.