Los serbios son uno de los pocos pueblos cuya iglesia ha seguido usando el antiguo calendario como oficial y, en consecuencia, celebra el Año Nuevo el 14 de enero. Esa fecha es, de hecho, según el calendario juliano, el 1 de enero.